22 febrero 2007

THE BOB MIZER STORY

" Supongo que sabes que tienes un cuerpo soberbio. Me gustaría modelarlo en arcilla"
LOLA ALBRIGHT admirando a KIRK DOUGLAS en "El ídolo de barro" (1.949. Mark Robson)

Capítulo II
Y Mizer creó... el posing strap

Pero sobre todo, el Mizer amateur iba buscando el perfeccionismo,
experimentando con la luz, con el atrezzo y los objetos, todo lo que le sirviera para hallar el efecto óptico que necesitaba en cada momento.
Ya en la m
ayoría de edad funda AMG, con la inapreciable ayuda de su madre Delia, al tiempo que esta va asumiendo la homosexualidad de su hijo de una forma la mar de maternal; o sea, no despegándose de él en ningún instante, apoyándolo en todo y convirtiéndose en su secretaria y segunda mano.
Para su mayor comodidad transforman su residencia en un gran estudio fotográfico, en la agencia AMG. Miss Mizer atiende las llamadas, recibe a los efebos, envía la correspondencia fotográfica a los clientes, e incluso diseña una linea de ropa interior para que los modelos estén m
ás lindos. Es en la historieta del siglo XX cuando nace el taparrabos a la americana: el mítico posing strap con funciones de fetiche erótico.
Posing strap, su sola enunciación ya ruboriza. El triangulito que tapa tan poco y que empalmó tanto a escritores de la talla de Cernuda, Gil de Biedma ("Nada me ha excitado tanto como los suspensorios de los atletas de los años 50") o del exquisito Agustí Villaronga, un Visconti mallorquín que escribió el lampedusiano Bearn, anticipándose al Gatopardo y al que le encantaba el "tapadet". El posing strap, la lenceria del macho AMG.
Y los chavales empiezan a caer por la casa de Mizer para probarlo. Montones. Un auténtico maná a los que inmortaliza creándoles fondos con dioramas, papier maché simbolizando montañas, sombras chinescas sobreexpuestas que forman arabescos insólitos a partir de u
n simple vaso de cristal (la cristalería de mami en clave funcional). Todo para que quede más bonito.
Es al poco tiempo cuando los puritanos hacen acto de presencia confiscándole todo el material almacenado en una redada policial. El jóven es acusado de pornografí
a. Los que lo hacen se amparan en tres factores: el modelo que aparece es siempre muy jóven (alusión a la pedofilia), está cubierto de aceite (alusión a la excitación carnal), posa de espaldas ( alusión a la disponibilidad para ser enculado) y encima sólo se cubre con una ridiculez de tela. Vamos, que es un escándalo. Ni Adán con la hoja de parra había llegado a tanto.
Pese a salir culpable en el proceso Bob
no se arredra. Paga la multa, recupera parte de los clichés y sigue con su trabajo. Su intención más inmediata es la de sacar una publicación que refleje al cien por cien sus inquietudes personales. Y en 1.950 nace Physique Pictorial.


continuará