20 enero 2007

TEATRO MONG

Hoy... WINDY CITY


* La obra y sus intringulis:
La historia es muy conocida, forma parte del folclore cultural de los norteamericanos, siendo como era un musical eminentemente londinense. Partía del clásico de Ben Hetch y Charles McCarthur "The front page" (Primera plana), fenomenal sátira sobre el mundo de los periodistas en los años 20. El tema por su ingenio y validez atemporal fue un éxito cuando hizo su trasvase a las pantallas de cine en diferentes épocas. Billy Wilder la volvió suya con facilidad. No en vano colaboró repetidas veces con Hetch/McCarthur a lo largo de su espléndida carrera fílmica. Las exigencias sobre los derechos de autoria pasaban por no poderse jamás transformar en un musical, así que la única forma en la que se representó durante décadas en las tablas es como más o menos la conocimos en el cine (en teatro arranca su periplo en un lejano 1.928, fecha del estreno). En España, en los años sesenta hubo una versión de Primera plana protagonizada por Alberto Closas, Julia Gutierez Caba y Manuel Aleixandre (¡tremenda tríada de reyes!). Muertos Hetch /McCarthur a principios de los 80, será cuando Tony MaCaulay y Dick Vosburgh se esmeren en incorporar canciones y bailes a un texto ya de por sí perfecto. McCaulay es un compositor británico de curriculum impresionante (canciones para Elvis, Sonny and Cher, Elton John, Tim Rice...). Antes de esto, al surgir la idea en Londres, un empresario del West End marchó a Estados Unidos para hablar con la eximia Helen Hayes, viuda de Charles McCarthur para que le diese su autorización definitiva. Ella le aconsejó que hablase con los hijos de su difunto marido pues eran los herederos legítimos de los derechos de la obra. Conseguido el convencimiento de éstos se emprendió la reelaboración del script. Finalmente se estrenó en Londres en 1.982. Tardaría al menos diez años en pasar a los escenarios de Broadway.
En el Teatro Mong esta noche hay función. Nos vamos a Windy City (que así se conoce popularmente a la ciudad de Chicago) en plena Depresión de finales de los años veinte. Pasen y aplaudan o pateleen a su gusto. El espectáculo está servido.

* La obra, número a número:

- Número con los periodistas esperando en la sala de prensa. Ellos nerviosos
buscando la noticia.

- "Espera a que yo te tenga entre mis manos" (esto se lo dice la novia del periodista protagonista de Windy City. Ay... las novias de los informadores). Tópica canción de musical. El le promete un viaje de placer.

- Número que coincide con la entrada en la acción de la entrañable Molly, la chica de vida alegr y conductas ligeras. Molly es íntima amiga del convicto. Su irrupción es
tan agradable que los periodistas le dedican este vals-polka.

- Número final de la pri
mera parte con el convicto que se ha fugado de la comisaria y no se le ocurre otro lugar para esconderse que la sala de prensa donde están Molly y el periodista. Toda la ciudad lo está buscando. Molly y el chico deciden tomar partido por él y lo esconden en un bureau (escritorio).

- Número en el que el jefe recrimina al periodista principal para que vayan en busca de la noticia del caso del convicto. El jóven está agobiado por todas partes pues tr
ata de que no descubran al escapado en el escritorio. Los acontecimientos provocan una típica escena de comedia (típico número de transición para que el público se entretenga, se relaje).

- Número en el que
vuelve la novia impaciente esperando irse con el chico de una vez al prometido viaje de placer. Ella le canta este "Perfect Casting".

- Número final muy feliz. La trama se resuelve y los novios se van de luna de miel.


Se baja el telón. Aplausos.