03 enero 2007

REVISIONISMOS

MIS INM
ORTALES DE LA TAMLA MOTOWN
(La edad dorada)

Tercera parte


Martha and The Vandellas

Fueron después de las Supremes el combo femenino más popular de
la Motown. Al contrario de las primeras, su soul entraba en un estilo más sureño, menos almibarado, para entendernos. Martha Reeves, Rosalind Ashford, Annette Beard y la voz solista original Gloria Williamson empezaron a lanzar gorgoritos al viento en 1960. Se llamaban de aquella The Del-Phis. Cuando ficharon por una subsidiaria de la Motown las rebautizaron como The Veils y se limitaban a acompañar vocalmente a estrellonas solistas (Marvin Gaye, Mary Wells). Al pasar al sello principal quedaron como Martha and the Vandellas, brindando al aficionado a la música de baile una larga serie de temazos con un punch irresistible. Dancing in the street, Wild one, Nowhere to run, My baby loves me, Jimmy Mack... entraron en listas de soul y pop como un cañón. En sus doce años de existencia hubo un montón de cambios en la formación, pero los éxitos no pararon nunca. Holland-Dozier-Holland les cedieron buena parte de su talento compositivo para que ellas lo engrandecieran con su poderío vocal y escénico. Su historia acabó en 1972.

Marvin Gaye
Otra luminaria que merecería varios posts por si mismo. Carrera extensa y compleja, multifacético como el que más (cantante, compositor, instrumentista, productor) y una enorme personalidad de la música del siglo XX.
Ya a finales de los cincuenta se rodea de lo más granado de la Chess Records, grabando con los extraordinarios Moonglows de Harvey Fuqua. Será el propio Harvey el que presente a Gaye al jerifalte Gordy. El primer cometido de la superstar en la supercompañía será tocar la percusión en las actuaciones de los Miracles y The Marvelettes. Pero aquel genio multidisciplinar tenía que brotar en cualquier instante. Y lo hizo en forma de singles en solitario muy en consonancia con el estilo de la empresa. Stubbon kind of fellow, I heard it through the grapevine, How sweet it is (To be loved by you)... y sus duetos con las impagables Tammy Terrell o Kim Weston (llenas de feeling y mucha pasión latente) cubrieron su etapa más servilista. Su carisma y valía autoral lo emparentarían con el genial Stevie Wonder en el hecho de que deseaban crecer como artistas sin estar mediatizados por el sistema de producción que imponía el excesivamente apegado al dinero Berry Gordy. Tanto Gaye como Wonder en los setenta darían lo mejor de si mismos, rota la tiranía del magnate, con discos conceptuales que se apartaban del limitado mundo de tres minutos del formato single, incorporando la denuncia social y el striptease emocional a las letras de sus canciones. What's going on ('71) y Let's get it on ('73) fueron sus cumbres.

Mary Wells
La maravillosa Mary pasará a la inmortalidad por su My guy, siempre recordado gracias a las reediciones, los spots televisivos, las películas... Una letra acertada y un ritmo infeccioso le dieron brios insuperables a un disco que en 1964 fue nº 1 en todo el mundo. Los Beatles también lo grabarían ese verano, expandiendo la onda Motown más si cabe.
La Wells actuaba en night clubs de Detroit cuando Robert Bateman, asistente de Gordy, la descubrió y le concertó una audición para su jefe. El contrato se produjo de manera fulminante y Gordy lo arregló todo para que Smokey Robinson le crease un repertorio sólido y convincente. My guy fue la perla de la corona, pero también eran muy buenas Strange Love, The one who really loves you, You beat me to the punch...
Probó el elixir de los célebres dúos de Marvin Gaye y se despachó a gusto con composiciones de los Hollands... Para la historia interna de la Motown, fue también la primera en abandonar la compañía. En 1965 dejaba la factoría para irse a la más discreta Atco Records. Ya nada fue igual.

The Monitors
The Monitors eran más Contours que Temptations, declaró una vez Mickey Stevenson, quien produjo su gran éxito: Greetings (this is uncle Sam). El cantante principal, Richard Street había estado anteriormente en los Distants, los cuales militarían, ya sin él, en los Temptations. Tras escribir el Can you do it de los Contours, fundaría estos Monitors con Warren Harris y Sandra y John Frogin (todos de Detroit).
Greetings estaba dedicado a los soldados norteamericanos que fueron al Vietnam. El compromiso sociopolítico de la compañía empezaba a hacer acto de presencia con este tema. Y lo cantaba Street: Tuvieron que ir al Vietnam y cuando regresaron recordaban lo que no quisieron hacer... pero hicieron.

The Originals
Recordaba Marvin Gaye en una ocasión: La segunda mitad de la década de los sesenta fue un período de transición para mí. Estaba redefiniendo mi vida, buscando un nuevo territorio. Pero antes de alcanzar aquellos sentimientos que darían lugar a What's going on, me encontré mirando hacia atrás.
El vehículo para la introspección de Marvin fueron The Originals, cuatro voces espléndidas (Freddie Gorman, Henry Dixon, Walter Gaines y C.P.Spencer) que languidecían durante años por los pasillos de la Motown, esperando una oportunidad.
Es curioso el caso de Freddie Gorman que había sido cartero antes de escribir con B.Holland el Please, Mr. Postman (es decir, que el señor cartero al que iba dedicada la canción de las Marvelettes era el futuro lider de un grupo maravilloso). Pues Marvin Gaye a finales de los cincuenta, cuando hacía doo wop había escuchado muchas de las etéreas armonías vocales de unos tempranos Originals y nunca se le irían de la cabeza. Tocó con ellos alguna canción y enamorado de sus voces les compuso dos baladas. Una se grabaría en 1969 (The bells) con lo cual es posible que su estilo resultase un tanto anacrónico (en plena era psicodélica estos gorjeos du-duá chocaban, pero bueno, era un dulce anacronismo, en cualquier caso. Por eso, en su momento alcanzaría el puesto n1º 1 en las listas de rythm'n' blues y el 4º en las de pop).
La amistad entre los Originals y Marvin Gaye se prolongaría en el tiempo En 1973, en el disco Let's get in on, estos chicos colaboraron como acompañamiento vocal en el último corte. En el Just to keep you satisfied, concretamente.

Rare Earth
Fueron un experimento de Berry Gordy en plena era de los super grupos del rock. Reclutar a seis muchachos blancos, con pinta de hippys un pelín progresivos no dejaba de ser toda una audacia. Tuvieron mucho de marketing. Alrededor suyo se fundó un sello con el mismo nombre del grupo y su consiguiente logotipo (que por cierto, diseñó un publicista negro). Estaban de moda los Iron Butterfly y las canciones extensísimas. Asi que Rare Earth también grabaron en su Lp un inquietante temazo soul rock de veinte minutos de duración que se tituló Get ready. Fue un llenapistas en su momento. Igual que el siguiente éxito (y último) : I just want to celebrate. Pequeño clásico del funky, al que parecen no pasar los años por él.

Rita Wright
Natural de Pittsburg pero criada en Detroit. En realidad se llamaba Syreeta. Encontró un lugar en la Motown al lado del productor y autor Brian Holland. Rita tenía claro que en aquel momento decir Motown era decir negocio del espectáculo. Berry Gordy amplificó su nombre y le regaló un tema que era una composición del tandem Ashford & Simpson y que ellos en realidad habían escrito para Diana Ross (I can't give back the love I feel for you). Ashford & Simpson son unos creadores muy importantes de la música soul. Trabajaron no sólo en la Motown, también en la Jeepster. Abastecieron de éxitos a Marvin Gaye, Tammy Terrell, Ray Charles. Valerie Simpson grabó discos de gospel a principios de los años 70 y, como pareja, sacaron discos muy tiernos y sensitivos.
Volviendo a Rita Wright, muchacha inquieta sin duda, también probaría fortuna como compositora junto a, nada menos, que Stevie Wonder, con quien casaría. Su matrimonio no duró mucho pero ahí queda la anécdota. Wonder y Wright colaboraron en unos cuantos éxitos de la compañía y al divorciarse en 1972 Syreeta formaría tándem con Billy Preston, logrando importantes resultados.

Shorty Long
El blues no tenía un lugar concreto en el super sello. Pero se intentó cubrir el vacío con Shorty Long. Se llamaba en realidad Frederick Long, era original de Alabama y ya había grabado en la pequeña discográfica Tri-Phi Records de Harvey Fuqua. Fuqua que sabía del potencial soul de Shorty Long se lo lleva con él y se estrena en la subsidiaria Soul, donde se suceden hits como Devil with the blue dress o Function at the junction.
Pianista y vocalista de importantes registros, la vida de Shorty fue eso... short... muy corta. Murió a finales de los sesenta, ahogado mientras pescaba por los Grandes Lagos. Tenía 29 años.

continuará

No hay comentarios: