31 agosto 2006

ALBUM DE CROMOS "Chicarrones sanotes"

Cromo nº 11: George Reeves (1.914-1.959)


Ahora que vuelve a estar de moda el hombre de acero me recreo en mi salón viendo viejos capítulos del serial que en los años cincuenta protagonizase este chicarrón de Iowa (pese a que su muerte en plena juventud se vio rodeada de una leyenda que lo transformó en mini mito, deberemos creer por lo menos que sus raices NO estaban en Krypton) . Supongo que fue el Superman más madurito de todos los que existieron (antes y después) y el más soso (aunque pocos se salvan, la verdad. Porque el posterior- si, el lisiado- era un muermo total, estaba como un queso pero como actor no había por donde cogerlo. Era como si la parálisis facial ya le viniera de cuna) . En cambio para los fans del personaje George fue el genuino, el idolatrable (su predecesor Kirk Alyn, un chico poco dotado, se retiraría del cine al poco de concluir su ciclo de seriales) .
En modo alguno, era un novato ante las cámaras. Su inoperancia interpretativa la venía arrastrando desde su debut en 1.939. Fue en un pequeño papel en un western musical de tercera titulado Ride, cowboy, ride. Y cuando pasó por el infinito reparto de la maravillosa Lo que el viento se llevó no le hizo falta ningún cursillo acelerado en la escuela Strasberg. Se limitó a estar gallardo y sonriente como cortejeador de una díscola Scarlett.
Trabajó con Michael Curtiz sin que la gente se diese cuenta de su presencia, tanto llenaban la pantalla Errol Flynn y Olivia de Havilland. Por no hablar de cuando hizo un capitán francés en Sangre y arena. Imposible que despegásemos los ojos de la Hayworth y el Tyrone.
Ni idea si el mozarrón cayó enfermo de sífilis en la segunda guerra mundial. Pero lo cierto es que figuraba entre la tropa de soldados que visitan al urólogo militar en el Sex Hygiene de John Ford. Algo se rascaría, figuro. Y en La Pelirroja (1.942, Raoul Walsh) era un atleta universitario turn of the century- y con bigotillo, experto en cabrear a su vecino James Cagney (ambos deseosos de tener un encuentro físico, aunque fuese a base de puños) .
Lástima que donde más se pudiera lucir fuera en la serie B, tan poco lucida.Hasta que con la nueva década apareció el papel bombón. La televisión imponía sus poderes frente al cinematógrafo. Muchos actores que ya iban de capa caída terminaron con sus huesos en el nuevo medio. Incluso algún director sugestivo como John Brahm fue el encargado de un estimulante serial llamado Twilight Zone (por no mentar a los renovadores del cine norteamericano : Frankenheimer, Lumet, Ritt...) . El caso es que había que llenar horas de emisión y qué mejor que desempolvar los antiguos seriales por entregas. Superman originó series de dibujos animados y lo de Kirk Alyn. Pero George Reeves al encauzar el papel le conferiría una fisonomía particular y que, vista hoy en día, en nada se parece a la horrible del ochentero lisiado. Era un horror distinto. ¿Por qué?. Bueno, pues porque como George era un cara cartón, lo único que hacia diferente a su Clark Kent de su hombre de acero (supongo que todos conoceréis la historia, asi que no reparo en el tema de la doble personalidad y tal) eran unas gafas y un par de trajes. El resto eran los mismos gestos (mínimos) y el mismo carácter: un poco petulante, un algo tontorrón, un mucho americanote corriente y moliente que por lo tanto no va de torpe y si de afanoso y perspicaz. O sea, una variación semi encantadora. Y sólo semi, porque en su globalidad los episodios destilan bastante claustrofobia, la falta de medios no se subsana con deliciosos efectos especiales (por lo menos en los capítulos de la primera temporada que llegué a ver) ...y los guiones parecen querer acercarse (tal vez por lo dicho anteriormente) a géneros como el políciaco en detrimento de lo fantástico que exigiría una mayor dedicación a la truca. Si bien en el primer capítulo, memorable desde luego, hay un derroche de momentos sci fi campystas a partir del siguiente parece que lo importante es mirar a Hitchcock más que a los tebeos. Y quien fantesease alguna vez con la idea de que la muerte por suicidio de Reeves fue arrojándose por una ventana (poseído por su personaje) cada vez que lo vean lanzándose desde una planta del Daily Planet les parecerá que va a quedar hecho puré sobre el asfalto neoyorkino.
Su Louise Lane mejor fue la estimulante Phillys Coates. Y dentro de mi sensibilidad pedófila, destaco a su Jimmy Olsen ideal... ese ayudante de reporter, especialista siempre en meterse en embrollos ( divino cuando era atado, amordazado... utilizado en prácticas de bondage disuasorias) y que interpretó durante cincuenta episodios el veinteañero Jack Larson, una especie de Tony Curtis en menos guapo y que fue durante largo tiempo íntimo de Monty Clift.
Como ya escribí antes, George falleció en extrañas circunstancias al finalizar la década de los cincuenta. Durante un tiempo se rumoreó que se había pegado un tiro para impresionar a una dama caprichosa ( la broma le habría salido de veras). Sea como fuere, fue un caso insólito y un tipo muy bizarro. Es muy posible que si esto no hubiese ocurrido lo tuviéramos haciendo de Marlon Brando, o sea del papá de Christopher en el remake vergonzoso. Su aureola maldita subió como la espuma. En los años setenta su imágen generó un comic que tenía la peculiaridad de mostrar al heroe de calzón largo con los genitales al aire (no como símbolo erótico sino por exigencias del guión) . Además el Hollywood de 2.006 no lo ha olvidado: se prepara biopic del "actor" encarnado por Ben Affleck (¡glups!).


DIARIO DE AGOSTO de Maricón Martinez

31 de agosto, Tánger

Edito este post a bordo del ferry que me trae de vuelta a España. Estoy algo desolado. Las últimas cuarenta y ocho horas me han otorgado instantes de felicidad y repugnancia a partes iguales. Procurando no despegarme de Eli Benhamou un minuto fui recobrando mi ilusión por el pupilaje. Pero el tiempo iba apremiando y Joaquín me advertía de la inconsistencia de todo aquello. Quería llevarme conmigo al chavalín, lo encontraba tan solícito, tan falto de todo... Sé muy bien que estas razas a estas edades suelen utilizar trucos con los turistas para medrar o simplemente para pasar unos dias a cuerpo de rey. También he oído hablar del chantaje. Pero me negué a pensar que Eli fuese tan cerebral como para maquinar un plan a cuenta de un simple turista alojado en un hotelucho de lo más corriente. Entre los dos me quitaron de la cabeza la idea de ir a hablar con el padre. Incluso pensé en negociar su compra. Problema sobre problema. Luego vendría el asunto de los visados, la burocracia y los lios de embajada. Esto supondría tiempo del que no dispongo. Y dinero, claro... Pero dejar en Tánger al crio era algo que me dolía en el alma. Conoció a Sally y a Esther. Amigó con la belly dancer. Juntos parecían Maria Montez y Sabu de parranda a costa de la Cobra Santa. Es un muchacho tan alegre, tan despierto... Follamos sin condón antes de la partida. Al contárselo a Joaquin se llevó las manos a la frente. Vale, de acuerdo, soy adulto, ya debería saber, las enfermedades...
Pero no concebía que mi amante fuera chapero. A estas alturas ya no lo tengo muy claro. Aceptó el dinero que le dí. En cuanto a la escenita en el puerto me dio que pensar. Tras los saludos finales, me asomé desde el ferry para comprobar si aún permanecía allí. Platicaba haciendo aspavientos con un viejo muy atildado, de rosa en el ojal y sombrero blanco. No divisé muy bien pero creo que el hombre buscaba algo en la cartera. Al cabo de unos segundos los dos se alejaban, supongo que a algún burdo hotelucho para citas.
Me centro en mi. Es inútil darle vueltas. Me refugio en el portatil. He recibido un E-mail de Corbin desde Tarzana. Empieza en breve el rodaje de la nueva parte de "Please, sir" (dice que cada vez el director contrata víctimas más jóvenes) . Y también tenía almacenado un mensaje de Jodelle: Augustus ha sufrido un leve ataque cardíaco y ahora se encuentra ingresado en un hospital de Frisco. Le he respondido con cortesía y profundo dolor. Asi que me acabo de meter una raya, la que me quedaba (no traemos drogas por si acaso) y trataré de olvidarme momentaneamente de todo lo que me ha sucedido durante este mes discutiendo con Joaquín del último Easton Ellis o así. Conversaciones de marujas cosmopolitas en alta mar.

30 agosto 2006

BIENVENIDOS A POLYESTER




Reseña de todas las canciones de Polyester, un programa realizado y presentado por Maciste Betanzos, de lunes a viernes de 20, 30 a 21,30 CET por Radio Fantasy FM.
---------------------------------------------------------------------------------

Tarde-noche del martes 29 de agosto de 2006

Intérprete Canción ALBUM (info adicional)

---------------------------------------------------------------------------------

JORDI SOLER:
Susana 1.972 LIEBESLIED (Maciste avisa que se encuentra esta tarde muy poco veraniego. "Amenaza" con cantautores. Versión del ex Picnic del clásico de Leonard Cohen. Grabación deficitaria, casi suena a demo, o sea, una maravilla)

FRED NEIL: Little bit of rain 1.965 BLEECKER & MacDOUGAL (el gran Fred en un trabajo rebosante de blues grasiento y sureño. Esta salmodia es como una invocación susurrada al cala bobos)

PEP LAGUARDA & TAPINERIA: Balada de l'àngel bru 1.977 BROSSA D'AHIR ( Betanzos se sale con un tema de casi diez minutos de duración. Una delicatessen hippiosa y bucólica, de perezosa irrealidad, un sueño alucinógeno de sabores mediterraneos. Disco rareza)

BSO de Seven brides for seven brothers. Coro de hermanos:
Lonesome polecat (una inspiración del locutor, para mi genial. Parece que el tema anterior engarzaría fatal con éste y, sin embargo, se produce el milagro. Haced la prueba. Canción campera)

LUIS EDUARDO AUTE: Las cuatro y diez 1.974 RITO (amores progres a la salida del cine. El espíritu de James Dean en ecos de la partitura original de "Al este del edén". Es una de las canciones más conocidas del cantautor filipino. Sigue siendo emotiva. Es de lo mejorcito que escribió)

DON FRANCISCO Y JOSE LUIS: El hombre que vivía en las nubes 1975 Lp homónimo ( petición de la semana de Boquitas Pintadas que ya ha regresado de sus vacaciones. El duo Paco Pastor y el futuro Pepín Tre demostrando que se podían hacer productos de enorme sensibilidad partiendo de lo comercial. Ellos no triunfaron pero lo que nos dejaron es un puñado de canciones intimistas y desconcertantes: hasta casi hacían protesta. Una mezcla realmente especial entre los primeros Hall & Oates y el universo vainicoso.)

PEDRO Y PABLO: Asociación modelos argentinas Primeros de los setenta ( ni idea de dónde pudo sacar el inquieto Maciste a este duo. Recoletos y curiosísimos. Un temita de lo más agradable, a pesar de su misoginia a lo platense a cuenta de las modelonas, la mujer objeto y las reivindicaciones feministas)

LUIS ALBERTO SPINETTA y PESCADO RABIOSO: Durazno sangrando 1974 ( Spinetta polivalente. Canción que parece derretirse mientras suena. Palpamos el paisaje, vivimos el amor que nos cuenta. Todo resulta delicado, bordeando lo cursi sin traspasarlo del todo gracias a unas cuantas frases certeras de lirismo muy de su pais. Sin duda, este hombre fue muy talentoso . Un provocador, además. Cuánto deberían aprender Fito Paez o Leo García de este artista...)

JOSE MARIA GUZMAN: Julia 1.978 EL PAIS DE LA LUZ (de los Solera y CRAG el más maccartneyano. La blandura de algunas de sus composiciones se solventaba con un alarde de inteligencia pop. Aires dixie con la voz de Jose María trucada, como de vocalista de baquelita. Historia típica CRAG/Solera - Linda Prima- de la mujer que acepta una vida burguesa con hombre que no cumple y que la llena de tedio)

MARIA DEL MAR BONET: Petita estança 1.977 ALENAR (como siempre sublime Maria del Mar. Isleña- casi es una isa esto- puritita mediterránea y mitológica.)

MIKEL LABOA:
Bi Kate 1.974 BAT HIRU (ahora Betanzos se va al Norte en un disco fundamental de lo euskalerria. Sencillez y sentimiento. Voz, guitarra y acordeón casi parisino: poesía)

DAILY PLANET: Spaghetti Tango ROMANCE ( qué bien este rescate tan oportuno. Quizá el mejor disco del donosti sound de su época. Errazquin impartiendo maestria desde lo instrumental)

(lista elaborada por Cordelia Flyte, la fan nº 1 de Polyester)

------------------------------------------------------------------------------
LUXURIA & CONFETTIS. Vol.I nº 10. TODO LO QUE INTERESA A LA MUJER



El altar de la moda (incluye CD NEW BUFFALO " The last beautiful day")


Moda invierno-primavera 2006-07


ESPECIAL JANE SHRIMPTON

¿Por qué la gamba?. ¿ Ha sido la super modelo más pop de los años sesenta?. ¿Cual es su verdadera relación con nuestro país?. ¿Aspira la divinidad a ser algo más que una belleza para contemplar?


Shrimpton scrapbook. El especialista en fotografía Luisito Bocú analiza miradas, rompe hielos hieráticos, desmenuza el poderio seductor de la top, pela "la gamba".

Saba Sorrento asiste a la sesión fotográfica número 100 entre la bella y su casi pygmalion David Bailey


Terlenca Maturamis, nuestra couturiere y reporter entrevista a Jane. Ocho páginas que incluyen posado en exclusiva, con ropa expresamente diseñada para ella por nuestra colaboradora


Terence Stamp, el fotógrafo Terry O'Neill y Cobrina Bannister, en menage á trois imposible, desentrañan el poderío sixties de las modelos más emergentes


Licor Veterano y la moda. Diferentes get in con Jane. Todo sobre su paso por España. La melíflua en un pais de brutos


Y además...

Andros Queerman en Krypton con el último Superman del cine

¿ En verdad tenemos las estrellas?. Relato romántico de Atrocity Segurado

Los baños de sol. "Donde entra el sol, no entra el médico". Los rayos ultravioleta al descubierto. Protectores, hidratantes, bronceadores...
Mujeres blanquecinas...baños de luna...Los
albinos. Dieciseis páginas dedicadas a la piel y sus problemas.


Para la mujer moderna que lee FANTASIA MONGO.
Nuevo... original..."algo" que las palabras no pueden definir...
Una revista creada para la "elite"
Celeste Verdugo se la ofrece en primicia para que el matiz fa
vorito en los centros de la moda "ilumine" su toilette

Precio 5 $



Visite este blog a diario. Guardamos siempre una sorpresa para usted

29 agosto 2006

TODO HA PASADO HACE VEINTE AÑOS (y ésto también)


* Publicado en una revistilla salesiana de mi etapa colegial. Aparecía entonces (y ahora) como gran anomalía en el batiburrillo de espantosas odas juanbosquistas, lamidas de esfinter a profesores y archi reconocibles secciones deportivas y musicales. Mi aportación al cuadernillo suponía tambien el nacimiento de un personaje muy querido por mí, la invención de la anciana periodista bicharraca Mórbida Von Convulsions. Mezcla de Louella Parsons, el Mr. Belvedere de la revista Fotogramas y los desayunos con las estrellas by Roger e Irene para el filme inolvidable de Woody Allen "Radio Days". Todo con una gotita de humor personal, corrosivo y malévolo.

DESDE EL SALONCITO MALVA DE MORBIDA VON CONVULSIONS
------------------------------------------------------------------------------

Hola , amantes de Dominguito Savio. En este fantástico número de Beiramiño llega una sección dedicada a las grandes y glamourosas estrellas del cine. Si, fans de San Juan Bosco. Servidora ha compartido más de un zumito de naranja con Roger e Irene. Y más de una tacita de té con las mismísimas Louella Parsons y Hedda Hopper. Todas esas víboras de lengua viperina que pululaban por el universo de las chismosas, buscando la combinación rota de Elizabeth Taylor o el calcetín maloliente de un ebrio Monty Clift. Pero en esta nueva sección no vengo de delatora, sino de pérfida alma caída, empapada de celuloide mágico y del carmin de reina del Nilo, como una Blanche Dubois, como una Margo Channing venida a menos, como una esquizoide Norma Desmond en su última primavera romana, esperando el gran papel en un posible encuentro con Tennessee Williams.

En esta ocasión voy a hablaros de un cine maravilloso, que desde aquí voy a recuperar. ¿Sabias tú, estúpido mío, quién era la vivaracha Tuesday Weld, la inocente Sandra Dee, la escultural Mamie Van Doren, el atractivo Frankie Avalon, la divertida Annette Funicello, el apolíneo Tab Hunter, la cursi Connie Francis...?.

Pues eran teenagers, adolescentes de plástico (encantadoramente utilizables), creados por la industria como modelos a seguir para unos jóvenes a los que se les había acotado la cultura rock de los inicios. Chicos y chicas en la playa, niños bien haciendo surf, bronceándose con cremas Jan and Dean o utilizando protectores Beach Boys. En efecto, las películas de los 50-60 que vinieron a sustituir a los endiablados salvajes capitaneados por Marlon Brando. Eran muy limpios, amaban los guateques, los romances con corazón, iban a la high school y, a ser posible, ellos llevaban los zapatos abrillantados con betún Bisonte y ellas coletas de caballo (poney tails).

De todas formas son peliculillas totalmente evocadoras y bonitas, con muchas canciones que recuerdan las horas que más de una se pasó sóla esperando a su gran príncipe azul adolescente.

Desde aquí mi voto para un posible ciclo en televisión (los domingos por la tarde, a ser posible) con películas tales como High school confidential, Beach party, Muscle Beach party, Rock, pretty baby, Gidget y tantas otras.

Bueno, después de esta especial sugerencia para mi queridísima Pili (Pilar Miró) voy a pasar a recomendaros varias películas maravillosas. Antes que nada, y ya que de tele hablamos, os adelanto que ya están listos para emitirse estupendísimos ciclos de Truffaut (los lunes) , del maestro Chaplin (los domingos) y para junio uno delicioso de Paul Newman (con sus primeras pelis, cuando imitaba a Brando Superstar) y otro subliminal de terror de Roger Corman (genio del cine fantástico de serie B, del que otro día os hablaré algo). En fin, una pequeña muestra de lo que antes de vacaciones podréis ver por la Stupid TV.

¿Habéis visto la última de Woody Allen?. No, "Septiembre" no. Me refiero a "Dias de radio". Es magnífica, deliciosa. Deliciosa por todo, y porque sale Diane Keaton y, también, Mia Farrow. ¿Vosotros qué sois, más de la Keaton o, por el contrario, os decantais más por la Farrow?. Uhmm, estaría bien hacer una encuesta en una junta de delegados. En fin, sencillamente "Dias de radio" es una gran película.

No tan maestra pero igualmente divertida es la última de Almodóvar. "Mujeres al borde de un ataque de nervios"... Simpatiquísima (con fruicción). Yo es que soy socia, pero de verdad... Carmen Maura, Rossy de Palma, Chus Lampreave, Antonio Banderas... Si la están echando en tu cine más cercano no dudes en ir a verla.

Otra película que yo recomiendo es "El siciliano" con Christopher Lambert. La última del polémico Cimino con el bizco de oro. A propósito, anoche estuve cenando ostras y caviar con Christopher en su yate. Bueno, me ha mandado saludos para los magníficos lectores de Beiramiño. Desde aquí le nombramos BEIRAMIÑO SUPERSTAR.

Y los oscars ya están aquí. "El último emperador" se llevará los copones, supongo. Este Bertolucci...¿qué le ha pasado?. La megalomanía, me refiero... Lástima que una joya como"Maurice" ni la hayan nominado. Otra cosa: ¿alguien me puede explicar que hace ese Garci que tanto gusta a los Reagan Boys?. Es algo que no puedo soportar. A ciertos progres con inclinaciones menopausicas era mejor enterrarlos con los Ozores- Forqués y demás escupitajos rancios. Por lo demás, un Oscar de Mórbida Von Convulsions al gran Marcello Mastroiani. Un pedazo de macarroni.

Ya que mi sirviente acaba de llegar con el correo voy a responder a un par de despistados:

A Ana Travelling desde Oimbra, que me pregunta si está bien "Nueve semanas y media". Hija mía, no te dignes en gastar el dinero en semejante porquería. No he visto engendro peor con aires de presunción desde que Rambo pisó tierra vietnamita. Muy monos el Rourke y la Bassinger. Pero para comprarme todos los perfumes que anuncian necesitaría vender la sauna de relax. Y por eso sí que no paso.

Carlos Cameraman desde Bande me dice que la 3ª de Elm Street está mejor que la 2ª. Pero señor Carlos: ¿es que han cambiado los colorantes, es que ahora ya descuartizan más rojo?. Espero que la 4ª y la 5ª te gusten más que las anteriores. Todos mis deseos para ti de una admiradora de Lon Chaney.

Y, para terminar: Joaquín "acorralado" Pereira, desde Pazos se declara admirador secreto de Jean Seberg. Querido, no eres el único. Creo que aún no he podido recuperarme de su trágica muerte. Gracias por todo tu apoyo y por la lista de tus películas porno favoritas. Discrepo contigo en que Linda Lovelace tenía talento. Era una pazguata. Estoy de acuerdo en el error de la falta de "¡Salvaje!" en el ciclo Brando, pero nos consolamos con que nos hayan puesto "El tango" con o sin mantequilla.

Sin más, a todos un fuerte beso y recuerdos de una que os quiere. Mórbida Von Convulsions, que os desea una feliz entrada de la primavera.


M. BETANZOS (1986)

DIARIO DE AGOSTO de Maricón Martinez

29 de agosto, Tánger

Me levanto ayer a eso de las cuatro de la tarde recordando mi encuentro furtivo con el niño africano de la playa. Y cualquier imágen de ese momento me produce un empalme descomunal... tal como su verga empinada bajo el caftán blanco que llevaba. Doce años le calculé y cuán desarrollado tenía el órgano. Supongo que tendrá antecedentes judíos, porque es que no me lo explico. Le hice una buena mamada por mucho que se colocara con el culo en pompa en un par de ocasiones. Aquel enorme príapo había que celebrarlo. Luego de correrse con una leche cremosa, de abundancias terribles desapareció como una ardilla astuta. Y no para subirse al árbol de rigor, sino para perderse en la noche de su ciudad, aún probablemente abierta a un sinfín de sensaciones inmaduras.
El domingo al atardecer nos volvimos a encontrar casi todo el grupo (salvo el arquitecto, que debía retornar a su trabajo en Ceuta) . Tomamos té en la Haffita y luego Sally, amarrada por la cintura de su amante (qué escándalo y qué libre es) nos fue enseñando cafés que sólo conoce ella y por los que pasaban, años ha, muchas horas insignes personajes del siglo pasado. Tennessee Williams lloraba las penas de un amor perdido en éste, Paul y Jane Bowles se peleaban en este otro, en esta terraza Keith Richards fumaba en pipa de kif ... Meó de puerca en la fachada de la mansión de la millonaria Hutton, que nos moríamos de la risa. Comentó que en el solar de la difunta había fantasmas, que el lugar estaba maldito (por ella) y que anduviéramos con cuidado:si nos veíamos obligados a entrar en la mansión deberíamos llevar metido en un bolsillo un huevo de oca (para ahuyentar los espíritus). No sé, creo que sobrevalora a esa mujer.
En el zoco alto todo fue torbellino. Gentes que empujaban, turistas y comerciantes, ruido y olores. Muchos olores: a esencias y a basura. Una mezcolanza tan atractiva como insólita. De repente veo a mi niño. Entraba en una tienda de telas. Le dije a Joaquín que fueramos hacia el escaparate. Miro dentro y lo veo con ojos asustados, atento a los gritos del comerciante.
Era un hombre mayor, de más de cincuenta. Estaba furioso. Le arreó un tremendo guantazo. El crio cayó al suelo de muy mala manera y sin poder reprimirme entré y me quedé evaluando la situación, intentando a ser posible que mi presencia frenase los impulsos violentos de aquel tipo. Estos no cesaron, antes bien aumentaron. Se acercó al cuerpo caído y empezó a patadas. Lo separé como pude (no entendía nada de lo que gritaba pero al replicarle en español me miró diciendo que el chiquillo era un desnaturalizado) . No supe qué más hacer, Joaquín tiraba de mi para abandonar el telar (el grupo de Sally se estaba distanciando). Fue al lanzar el caído sobre mí sus ojos brillantes y húmedos cuando decidí que con eso me bastaba. Marché destemplado. Qué asco de situación...
Y mi gran sorpresa la llevé ayer al despertarme. Tocaban en la puerta de nuestra habitación con timidez. Joaquín fue el que abrió, entonces me llamó y me dijo que fuera. Alli estaba el criajo: el ojo morado, una cara de nazareno, el caftán hecho girones. ¿Hablaría español?. Algo sí. Lo suficiente como para pedirme rudimentario auxilio. El hombre aquel es su padre. Lo que vi es contínuo. Quiere ayuda. Me quiere a mi. Lo metimos en la bañera. Mientras esperábamos a que se acabara de asear Joaquín me disuadió de que me implicara en el asunto. Debíamos dejarle, es posible que viniese a crear problemas. Me quedé reflexionando, puede que tuviese razón. Pero luego entré en el baño y vi su cuerpo lleno de moratones espantosos. Cenamos los tres en la medina. Estaba más que hambriento. Durmió de un tirón en nuestra cama. Joaquín accedió a acostarse en el sofá. A estas horas sigue como un tronco. Creo que me voy a llevar a este crío a España conmigo.

28 agosto 2006

FANTASMAS DE MEDIANOCHE

Hoy... VINCENT PRICE (1911-1993)


Como en algún caso similar, el gran Price parece que sólo se le recuerde por su paso capital en infinidad de filmes baratos de terror. Sus fans más recalcitrantes, los histéricos jovencitos del fantástico, practicamente desconocerán el papel que jugó en importantes filmes de la Fox en los años cuarenta (salvo en el caso de Laura, por sus implicaciones míticas dentro del film noir) y mucho menos los orígenes teatrales que le valieron para perfeccionar el fraseo, la gestualidad, el empaque escénico en los que siempre fue maestro. A pesar de toda la mitología que ha generado a su alrededor (desde el lado fanzinoso) Price está francamente minusvalorado. La crítica seria le considera un actor limitado. Nada más lejos de la realidad: en "Que el cielo la juzgue" su personaje carece de connotaciones villanescas, y desde la ambiguedad de los sentimientos por los que parece deambular consigue una interpretación de grata complejidad, superando los obstáculos del maniqueísmo facilón (y dentro de las limitaciones que implicaba la sujeción a la fórmula del melodrama desaforado, aquí ejemplar). Conforme pasaron los años y la etiqueta de fantasma se consolidaba, el gran Price parecía divertirse asustando. Luego se divertía autoparodiandose. Finalmente acabó siendo un homenaje a si mismo en productos infectos pero que aceptaba interpretar por una mera cuestión económica (era un coleccionista de arte y su trabajo le servía para adquirir nuevas obras) .
Aunque el terror llegó a su filmografía en un temprano 1940 con "El retorno del hombre invisible" no regresaría a él (y con todas las de la ley) hasta 1953 con "Los crímenes del museo de cera", filme importantísimo en su carrera en tanto que su popularidad a partir de aquí le hizo repetir el mismo rol de atormentado villano hasta su muerte. Pero entre tanto hubo un largo período de más de diez años en los que predominaron los ambientes históricos y el melodrama de heroinas negativas.
Entre los primeros destacó en las casi santas "La canción de Bernadette" y "Las llaves del reino" (de ahí a la encarnación de todo un cardenal Richelieu en "Los tres mosqueteros" hubo un hijoputesco paso). Su Richelieu es antológico. Todo el colorido rojo infierno de su túnica todavía me imponen desde la primera vez que la ví de niño. Era la perfecta representación de la maldad y la ambición eclesiástica.
En el melodrama negro estuvo imponente (y altísimo, como siempre) en "Laura" y "Que el cielo la juzgue", ambas con la fascinante Gene Tierney. Hubo una tercera con la bellísima actriz: "El castillo de Dragonwyck", todo un precedente de las historias Corman/Poe donde él partiría el bacalao (y otras cosas) en los años sesenta. Evidentemente, el actor aqui ya residía en un castillo y padecía los efectos de una enorme maldición.
Maldiciones no sobraron en un título muy olvidado de sus comienzos, The house of the seven gambles (1940. Joe May), curiosa aportación americana al filme seudo gótico de un director decisivo en la historia del cine expresionista alemán. Partiendo del relato de Hawthorne, se acometieron en el guión cambios para bien (los primos rivales ahora eran hermanos e
n pugna). Y Price, pese a que era el bueno de la función, incorporaba tics gestuales (al borde del histrión) que años después terminaron por hacerse muy familiares. Su hermano le acusaba de asesinar a su padre, tras una discusión de éste con Price que acabó en embolia del pesado anciano. Entonces nuestro cromo tuvo que purgar cadena perpetua hasta que... Sabroso sin discusión fue que lo enfrentaran a George Sanders (el hermano obsesionado a partes iguales tanto con la herencia escondida entre tabiques como con la maldición que recae sobre ellos desde tiempo inmemorial), otro árbitro de la elegancia y maestro del cinismo (ese mismo año volvieron a coincidir en una menos relevante cinta de aventuras en las junglas africanas llamada Green Hell, con el junior Douglas Fairbanks de protagonista absoluto).
Con "Los crímenes del museo de cera" alcanzó popularidad, protagonistas (ya no meros secundarios) y filmes de horror a mansalva. Su personaje fue inolvidable. La película puede que halla envejecido mal, pero en cambio el está soberbio confiriéndole al papel un patetismo y melancolía inauditos. No hubo venganza más justificada ni muerte del monstruo más llorada. Y huelga decir que su monstruo no era un Frankenstein más, era el Bel Ami del frikismo.
Con la llegada de Roger Corman y la AIP aparecen sus intervenciones en pelis baratas, cuando no miserabilistas. Aún asi, estuvo estupendo en "La mosca" y sus secuelas, o en "The House of the haunted hill", típica broma pesada de William Castle, pareciendo aqui abonarle el camino al mundo Poe en el que estaba a puntito de caer.
El ciclo Corman/Poe comienza con "Usher" y acaba en "Ligeia". Resulta increible ver como con cuatro perras, aprovechamientos de secuencias y técnicas rudimentarias pudo concretizarse el indefinible estilo del escritor. ¿Qué hubiera hecho Corman ante Lovecraft si se hubiera decidido en su momento?. El empleo del color, de la banda sonora, los guiones de Richard Matheson, el erotismo de las chicas, un raro sabor a ambiguedad en el tono moral, el inmenso Price que lo inunda todo...Podía ir de atormentado, de bueno que acaba neurótico, de loco que en el fondo desea el bien... Dominando sus recursos sin apenas esfuerzos consiguió que todo el ciclo fuese un espectáculo de horror en verdad absorbente.
Para rematar la década aún dio vida a un personaje genial: el dr Phibes, en dos partes (en la segunda, su doctor en busca de la eterna juventud debía batirse con el interprete del Conde Yorga, vampiro urbanita y antropofágico) . En cambio, el cénit de su carrera lo alcanzó con la que es mi película favorita suya: "Theatre of blood". De hecho es un one man show en donde Vincent se somete a un must del repertorio shakesperiano. Su papel es el de un actor mediocre al que le han ninguneado un premio teatral prestigioso. Su venganza pasará por dar muerte a todos y cada uno de los críticos teatrales que votaron en su contra durante la entrega de los galardones. Y las muertes serán las mismas que las que Shakespeare inventó en sus diferentes dramas. Por lo tanto el filme amén de contener grandes momentos de terror sangriento nos enseña literatura, a los detractores del género los asombra con tamaño atrevimiento (en verdad, ingenioso) y a los fans del actor nos deja como una fosfatina ante el derroche de genio. Es el enorme actor de teatro, el irónico autoparodiador, el Price en estado de gracia. Y, por si fuera poco, sin coartadas de época: todo ambientado en el post swinging London y en clave de grand guignol.
Cuando lo vimos anciano como el Geppetto particular de "Eduardo Manostijeras" no encontramos en él ningún atisbo de torvedad. Estaba francamente envejecido (y muy enfermo), estaba tierno pero sin caer en lo meloso ( había creado una criatura maravillosa a la que no le pudo al final dar unos manos). Tim Burton le regaló el mejor testamento posible, breve quiza pero emocionante (con anterioridad Burton dirigió el cortometraje "Vincent" como homenaje a su actor favorito) .
Vincent Price tiene una biografía en las librerias escrita por su hija Victoria. La elección de la foto de portada fue muy acertada. En ella aparece el retrato de un jóven Vincent, posando ya con una expresión algo inquietante, como si le estuviese diciendo al fotógrafo con la mirada de que hay algo en el ambiente que no le gusta. Sin duda, mucho de su poderío ya lo estaba anunciando en esa foto.





DIARIO DE AGOSTO de Maricón Martinez

28 de agosto, Tánger

¡Qué extraordinaria locura la de Sally Ackerman! . ¡Cómo puede guardar tanta capacidad creativa dentro de un cuerpecillo tan diminuto e insustancial!. La hallamos embriagada de absenta, adorando unos murales que no son otra cosa más que su cancha de tenis repleta de jeroglíficos egipcios. Se traspuso ante el dios Ra con una fuerza transmisora parecida a la energia mágica. En la tarde del sábado, aparte de ella y sus criados magrebíes se encontraban en su residencia costera la editora Esther Viñols, su marido el arquitecto Stuart Hampton y, por descontado, la belly dancer de cabaret Zafra Goubil, inseparable de un tiempo a esta parte de la sáfica literata. Sally nos confesó que lleva dos años sin escribir un libro. Lo que hace es improvisar ante un magnetófono. Tambien se ha comprado un ordenador y gracias a un programa que le han instalado de música (que ella denomina genuina derivación de los cantos ancestrales de los indios nativos norteamericanos) sobrepone a los sonidos su verborrea de rimas improvisadas. Nos ha puesto media hora de aquellos, y encontré sus palabras tan alucinadas que pienso que esta mujer no tiene freno a la hora de colocarse. En cuanto a la música, estuve a punto de soltar que lo que en realidad me parecía era el Safri Duo desde el buga de unos cazurros melopeos. Tiene almacenadas en el disco duro más de doscientas horas que va suministrando a pequeñas casas discográficas con la intención de que alguna se anime. Tendría que ser una discográfica muy experimental, claro. Cuando le hablé de la posibilidad de que Burroughs la aasesorase, quedó pensativa y apuntó algo en un papel. Hasta bien entrada la noche pude drogarme de lo lindo. Corrían las sustancias de mano en mano tal como si estuviéramos en El Lerelele o en la casa de la difunta Ordoñez. Todos en trance aplaudimos a la amante de la poetisa cuando nos hizo la danza oriental (me encantaba observar a Sally mientras tanto: levitaba...murmuraba...estaba divina. Sesenta años no son nada, creo que está viviendo una segunda juventud en esta zona de Africa) . Esther y el marido comentaron después algo de marchar a la playa, para darnos un baño. A todos nos pareció una idea de los más afortunada. Antes Sally nos invitó a majoun, un pintoresco preparado de frutos secos, miel y cannabis servido sobre galletas que me sorprendió gratamente. Era la merienda favorita, al parecer, de Jodorowsky. En coche nos fuimos a la maravillosa playa tangerina. Joaquín advirtió que ninguno de nosotros llevábamos bañador. Poco importó la apreciación. Ibamos tan traspuestos que aquel detalle resultaba de lo más intrascendente. Efectivamente, ya en la playa todos se despojaron de sus ropas con una liberalidad de naturistas natos. La Ackerman fue más ceremonial. Gesticulante y mística. Nos brindó lo más opuesto a un strip tease del Crazy Horse.
Y, sin embargo, al quedar a la intemperie, fue motivo de asombro. Llevaba todo su cuerpo tatuado con dragones y serpientes. Bramaba que era la reencarnación de la mítica Gorgona, que había venido a este mundo para exterminarnos a todos. Fue besada por la odalisca y calló. Todos metidos en el agua, alborotábamos el lugar más desierto que había visto en mi vida. Era un paraíso de la media luna que parecía pertenecernos sólo a nosotros. Salvo que al salir yo del agua el primero, me fijé en una sombra que se ocultaba clandestinamente detrás de un zarzal. Miré a mis amigos y notando que el baño comunitario iba a ser muy prolongado me acerqué al escondrijo. Allí estaba la criatura más hermosa de Tánger, en mi apreciación primera. Un mustafá de no más de doce años, con unos ojos verdes enormes que me miraban con una expectación inabarcable. Al cabo de unos segundos los dos ya intercambiamos esclarecedoras sonrisas.

27 agosto 2006

DIRIGIDO POR...FA: El poema 8 de Emlen Etting (bailando en la claridad)

Reconozco mi fascinación por este fotograma. Pertenece al cortometraje Poem 8 (1932) . Creo que contiene una serie de características, sobre todo, en lo que atañe a su poder de sugestión, que darían la esencia exacta de lo que me gustaría que fuese Fantasia Mongo. Hay misterio, teatralidad, bucolismo siniestro, fantasmagoría en blanco
y negro... La materia de la que están hechos mis sueños bloggeros ojalá fuera la misma de esta vanguardia de tiempos remotos. Un algo indefinible y que resulta tan atractivo como el hecho de lanzarse al abismo saltándonos las barreras morales. Hay algo en el fotograma que impide que despeguemos nuestra mirada durante un buen rato de el, no bien la hemos fijado. Bien podría entenderse el plano con la mujer, casi fantasma, como un momento de estatismo inquietante. Pero no es así. Visto el corto en él hay movimiento, el que impone el viento del bosque. Viento que ondula, forma pliegues, ciñe, embalsama el cuerpo de la protagonista. Aqui no hay velos infinitos que corretean por la suntuosa silueta de una Cyd Charisse del musical, a la espera de que la recoga un Gene Kelly nunca tan exacto en sus evoluciones para no enredarse con la imperial danzarina. Y el ejemplo no es arbitrario, porque este Poema 8 es un musical también, o un experimento con la danza (experimento a través de la forma y el montaje, habría que añadir).
Sólo hay mujeres en el poema. Mujeres modernas y bellas, pensantes y chic. Amigas del autor, probablemente. Un pintor metido a cineasta llamado Emlen Etting (1905-1993) . En realidad quería sumarse desde Estados Unidos a las corrientes de vanguardia europeas que desarrollaban a traves de lo auditivo y lo visual innumerables investigaciones que jugaban en otros campos que bien pudieran parecer para muchos ajenos al medio. Se ha comentado que Etting, en este y otros dos cortos posteriores se adelantó a los trabajos individualistas de la bailarina Maya Deren. De momento, lo que el aportaba era una búsqueda de la gracia del movimiento. No sólo del cuerpo humano, también de las ramas de los árboles, del trigo frente al fenómeno eólico. Existe un equilibrio estudiado entre las secuencias del campo y las de la urbe : un ir y venir de paisajes bien diferenciados y que se van simultaneando sin cansar al espectador. Sobre todo, porque mientras todo sucede, las mujeres nos atrapan.Y el punto de vista de Etting es el de un encomiable retratista de damas, como ya imaginábamos si conocemos previamente esta faceta de su obra pictórica. Lo que más asombra es el grado de sensualidad al que son sometidas, mediante encuadres y primeros planos estratégicos de su anatomía (siendo el instante de la mujer del velo el más representativo) . Teniendo en cuenta que el director era homosexual , estos detalles adquieren un valor añadido excepcional ( aunque Etting estuvo casado hasta el final de sus días) .
Poem 8 se une a una larga serie de documentos cinemáticos que en los primeros años del siglo XX aportarían una interpretación-otra del nuevo arte. Y en donde Norteamérica tambien tuvo mucho que decir.
RESACA 6 . Ron Hardy: sudores dentro de una caja de música. Por Dj Merluzo

Rivalizó con Knuckles por el título de "padrino" del house. A pesar de que había llegado a pinchar en el Warehouse poseía un local propio, donde gobernaba a sus anchas: The Music Box, otro garaje reconvertido en fiesta de ritmos hipnóticos, en clara llamada a un nuevo tribalismo urbano con epicentro en el ambiente gay de Chicago. Su propietario, Robert Williams admite que la influencia del local se amplió hasta extremos impensables a partir de la fecha de apertura, 1983. Lo heterogéneo se impuso no bien el sonido característico expandió audiencias. Por allí pasaron Blondie y Kraftwerk, la generación de Felix Da Housecat dan como comienzo de sus biografías artísticas la primera vez que asistieron a las sesiones Hardy. Cualquier músico soñaba con poder pasarle al gurú sus vinilos y que él los pusiera esa misma noche. Los adictos al techno de Detroit también se dejaron caer por allí para aprender ciertos enigmas.
Es posible que la música house a nivel masivo triunfase gracias a la difusión radiofónica de otras gentes, de los profesionales de la FM, pero eso no resta un ápice de la importancia de Hardy o Knuckles como impulsores originales. Es cierto que en sus garajes entraban quienes a ellos les daba la gana mientras que los programas radiofónicos de un Farley Jackmaster Funk estaban abiertos a todos los rechazados y a muchos más. Pero no olvidemos que la música de baile donde mejor se aprecia es en un gran local bien acomodado, rodeado de otros oficiantes en trance de comunicación total.
A partir de 1.985 atronaron en The Music Box los primeros himnos, los primeros maxis de Jesse Saunders (On & on 117, Funk you up) , Jamie Principal (Waiting on my angel), Chip E. (Like this) , Lil' Louis y las joyas de Larry Heard como Mr. Fingers o Fingers Inc. (en especial el Can you feel it) . Y poco más tarde , alguien inventaría el acid (pongamos que fueron Spanky y Dj Pierre) que sonaba como si estuvieran derramando ácido sobre el procesador de bajos TB- 303.
Todo valía para catartizar a una comunidad gay y negra a través de unos sonidos que eran religión. Su liberación nocturna.
Hardy murió en 1991, un año ante que Larry Levan. Los dj's que salvaron tantas vidas se marchaban para siempre, cual heroes prematuramente envejecidos, cansados de tanto frenesí y exceso.

26 agosto 2006

TEATRO MONG

Tonight: LET MY PEOPLE COME

Tiempos heroicos de principios de los setenta. El Off Broadway imponiendo sus derechos, que eran muchos. El fundamental: la libertad de expresión aplicada a temas sexuales. Imposible imaginarnos algo parecido en España. Sobre todo porque, aunque llegase a pasar, nadie se enteraría. No tenemos tradición de musicals. ¿Sabiais que muchas pelis de Judy Garland nunca llegaron a estrenarse en nuestras salas y que cuando lo hicieron fueron en pases televisivos? . Algo inaudito, en tanto a que cantarines somos, si. A nuestra manera. Sólo se entiende este fenómeno paranormal si se trata de casos extremos de folclorismo yanqui tan acusado (y cursilón) como los de Oklahoma o Carousel, incluso El Rey y yo. La lacra Rodgers and Hammerstein II.
Partiendo de esta base, añadiendo a esta la terrible rémora de la censura, un Let my people come con reparto integramente made in Spain era una utopía. Aunque en la transición se hubiera atrevido la Estrada (la cagaría vulgarizándolo todo) . Aqui la osadía a lo más que llegó fue al desnudo de Juan Ribó en Equus, las lindezas del Rocky Horror (en el casting estaba una novicia de nombre Mayra Gomez Kemp) , el Juan Pardo de Oh Calcuta, los atrevimientos de night club de la escritora Marisa Medina o el rimmel de Jesucristo SuperSesto. Menos daba una piedra, ni Castañuela 70 ni Los Goliardos nos enseñaron nunca cómo corrernos en comuna, por muchos dobles sentidos que abastecieran a sus repertorios progres.
Let my people come es un fenómeno típicamente USA, como lo eran en cine Conocimiento carnal, Todo lo que quiso saber sobre el sexo y no se atrevió a preguntar o Bob y Carol y Ted y Alice. Clásicos de la era de la liberación sexual. Sus creadores fueron el libretista y músico Earl Wilson jr. y el productor y director Phil Oesterman. Se estrenó la obra en un pequeño teatro del Village tras las fiestas navideñas de 1974. Y fue un éxito imprevisto. Llegaron a las 1100 representaciones. No hay duda de que mucho se debió al morbo del temita de marras. Aunque al principio las cosas circulaban por otros derroteros. El público se acercaba receloso ante el libertinaje propuesto pero en seguida que vieron que éste era tratado desde la ironía y el humor acabaron digiriendo sexo oral, homosexualidad (masculina y femenina), orgias, masturbaciones, nudismo y voyeurismo con enormes sonrisas. Digamos que el público consistía en parejas casadas de treinteañeros de clase media/baja. Lo que se planteaba en la obra contenía, más allá de una simple sátira a cuenta del kama sutra , elementos suficientes como para que se crease un debate terapeutico luego en los hogares de los espectadores.
Números con títulos lo suficientemente explícitos ( Come in my mouth, I believe my body, I'm a gay... o la escena del cursillo para aprender a mamar pollas Fellatio 101) dejaban bien a las claras que se iba a hablar sobre el escenario, sin falsedades ni tapujos, de unos cuantos tabúes que han venido arrastrando la sociedad norteamericana desde tiempo inmemorial.
En cuanto a I'm a gay, interpretado por el dieciochoañero Joe Jones, en modo alguno molestó a la audiencia hetero en tanto a que éste se abordaba no como una apología sino como una súplica de entendimiento intergeneracional ( el jóven se lo cantaba a sus padres, en abierta confesión) .
La inclusión en el reparto original de una joya queer del cabaret como Larry Paulette garantizaba momentos de hilarante comicidad rosa. Sobre todo cuando aparecía en calidad de monitor de tan bizarro cursillo fellational. Con las alumnas convenientemente pertrechadas de sendos plátanos pelados, no dudamos de que habrían salido todas tituladas con semejante maestro de ceremonias.

Se cierra el telón. Aplausos


DIARIO DE AGOSTO de Maricón Martinez

27 de agosto, Tánger

Apenas pasé un dia entero (el de ayer) en Estambul. Joaquín me llevó a un combate de wrestling que me pareció tan fascinante como agotador. Parecería una obviedad destacar uno por uno todos los elementos homoeróticos que confluyen en todo el ritual (porque sin duda eso es un ritual) . Desconozco las reglas, los tempos, las limitaciones de este juego. Pero a ojos de un occidental, y de un occidental propenso a la vulnerabilidad de ver en espectáculo a físicos en semidesnudez agresiva, creo que los luchadores turcos manifiestan una entrega demoledora en el acto en si, traspasando constantemente fronteras que en mi país serían las del simple decoro. Arrebatadores y ancestrales. Junto a la lucha canaria o leonesa en España y determinadas prácticas etruscas que he encontrado en viejos libros de historia es de lo más excitante que he visto en mi vida.
Joaquín es un culo inquieto. Quería ir a Marrueos y yo no me negué. Le espera su amiga Sally Ackerman, la escritora excéntrica. Quiere terminar su mes de vacaciones en la medina más intoxicante del planeta. Y yo no puedo resistirme. Necesito una recarga anímica y sé que las drogas que se fuman por esas tierras conseguirán diluirme en vapores suntuosos y únicos como para hacerme olvidar cualquier hecatombe interna o no.
Asi que anoche mismo un ferry nos dejó en el puerto. Estábamos los dos cansados del viaje y decidimos irnos directos al hotel. Joaquin ha reservado una habitación con dos camas cerca del Boulevard Pasteur.
Serían pasadas las doce de la noche cuando tras una ducha nos refugiamos en un cafetín delicioso, en donde se pueden respirar los vapores del té autóctono. Conseguimos algo de grifa y nos entonamos lo justo. Porque a mi, al cabo de una hora me sobrevino un estado de somnolencia que me obligó a decirle a mi compañero que volviésemos al hotel.
La mañana se presenta repleta de movimientos. Saldremos de compras y después de comer en el zoco, pasaremos a visitar a Sally. No sé todavía cómo interpretar la actitud de Joaquín con respecto a lo que le conté de mi episodio romano. Negose a escuchar todo mi relato. Tal vez lo haga por el bien de los dos. Para que conservemos el buen rollo hasta el final, en esta mi última parada vacacional around the world.

25 agosto 2006

INFANCIAS VERDES. Especial vacaciones

Viajes y náuseas

Todo comenzaba con el viaje interminable. De aquella tenía mi padre un 1500 chulísimo. Qué coche tan confortable. Con el asiento trasero tan amplio y con un reclinable para apoyarme o para jugar con él a esconder mis airgam boys. Esto era lo único positivo, el resto era una tortura de cientos de kilómetros que me agotaban hasta extremos de vomitona. Sobre todo si me emperraba en ponerme a leer tebeos. Los vaivenes por las carreteras ruinosas de la Galicia de antaño (cuando aún no existía la autopista del atlántico, por ejemplo) acababan por ponerme el estómago como una centrifugadora. Era como estar montado durante cuatro horas en una atracción de feria molestísima sin poder salir de allí.
Cuatro horas era lo que nos llevaba el viaje de aqui a La Coruña. Menos tiempo echábamos cuando orientaba el volante hacia las Rias Baixas. Guardo tantos recuerdos de mis veraneos en Pontevedra como de mi ciudad natal. Era un mes intenso, aunque también podían haber sido dos. En mi difusa memoria no creo que me aburriera mucho. Había siempre playa. Y la palabra era siempre nuevo: nuevas experiencias, la posibilidad de conocer nuevas gentes en trance expansivo, los nuevos paisajes... sobre todo esto último sucedía a partir de los fines de semana, que era cuando papá regresaba del trabajo y pasaba hasta el domingo por la tarde con nosotros.

En el balneario (Into the Grove)
En O Grove pasé unos cuantos veranos de los setenta. Pequeña localidad que comunicaba a través de un puentecillo con la célebre A Toxa. Parábamos en una pensión y cada mañana atravesábamos el citado puente para que mi madre pudiera darse sus rigurosos baños en el Balneario. Era delicada de salud y estos le venían muy bien para sus malas circulaciones. Yo la esperaba durante una hora en el exterior o bien dentro, en alguna salita aséptica, como en realidad era todo aquel lugar. Ahora supongo que estará muy cambiado, pero de aquella guardaba un estado de viejo hospital para tuberculosos, que no lo hacía muy atractivo para un niño de seis años. Luego estaba la gente que por allí desfilaban, que no eran ni mucho menos jóvenes atletas griegos de Maratón, aspirantes a inventar el término metrosexual mientras se preparaban para la terma o el pre jacuzzi. Eran ancianos muy deteriorados que paseaban en albornoz sus verguenzas, buscando desesperadamente el hidratante milagroso y las sales purificadoras (con jabones de la tierra, imagino) . Una vez encontré a mi madre temerosa, pues esa jornada tenía manguera. Aquello era jodido. Conseguí entreabrir la puerta donde ella permanecía sometiéndose a esa cura pintoresca. Solo pude mirar de soslayo cómo un enfermero lanzaba un tremendo fogonazo de agua sobre su espalda. Me pareció terrible, como de broma pesada, o poniendome más fantaseador, como de sesión higiénica de campo de exterminio (coincidía en año con el pase televisivo de la serie Holocausto) . En otra ocasión me dejaron pasar a la bañera. Allí estaba mi madre, con agua marrón hasta el cuello. Quemaba, me dijo. Eran torturas que servían para que en su conciencia dilucidara que iba a pasar un invierno más tranquilo. En cambio, a mi el verano me lo estaba poniendo muy inquietante.
De todas formas, con los pocos años, la estación estival en una pequeña zona pesquera es un continuum de sensaciones plácidas. Auditivas, visuales, táctiles... los primeros sonidos de la falsa modernidad provinientes de la radio de un chiringuito. Melodias superfluas que se te iban pegando como lapas a tus trompitas de eustaquio pues para eso nacieron. A lo mejor me pasaba tarareándolas toda una mañana mientras en mi interior bullían ya las palabras, pues me moría de las ganas de hablar con alguién. Como ese alguien nunca estaba, aquel come come me obligaba a tener que compartirlas conmigo mismo. Canturrear era tan divertido como hablar sólo. Aunque luego me enterase de que eso estaba mal visto, que era de locos. Qué mas daba. Discurría historias, las ponía en boca de mis muñecos playeros, pasaba el rato. En cuanto a la banda sonora, era atroz (o no tanto) y siempre veraniega: las Hermanas Goggi con "Estoy Bailando" , Boney M con "Rasputin", "Palomitas de Maiz" por originales o facsimiles, Peret y su eurovisivo "Canta y sé feliz", la Carrá y el brutal "Rumore", Jaime Marques en "Un pais tropical", Abraira con "Gavilán o paloma", lo primero de Umberto Tozzi o Francis Cabrel... Dios mío, que inicios melómanos. Afortunadamente no acabé de drag queen, pese a tales antecedentes.
Parábamos en un entrañable y recoleto restaurante con pensión. Los clientes disponían de sus propias despensas y las cocineras se limitaban a hacer los platos al gusto de cada consumidor. Algunas veces nos agasajaban con sabrosos mariscos frescos, tesoros de su ría. También había un patio con una pequeña huerta y un corral de conejos con los que me entretenía en las horas de bostezo colectivo.

Bailando el madison en Sanxenxo Beach
Algo más distraído estaba en Sanxenxo. El de antes, no el espantoso de la actualidad con sus rascacielos y su ambiente chic de aristocracia rancia. Esa Marbella del Norte, tal vez sin las corrupciones de aquella pero con parecido tufillo a cosmopolitismo de garrafón y apelotonamientos millonarios ad nauseam. Nos cobijaba doña Maruja (q.e.p.d.) que tenía bazar y daba habitaciones. Eran veranos felices de playita y siesta, de paseos vespertinos y noches de ventana abierta. Y los sonidos que se introducían en mi cabecita eran tal vez igual de frívolos que en O Grove pero con una clase singular que los distanciaba inexorablemente. Hizo mella en mí el Pequeño elefante de Henri Mancini, banda sonora de la peli de safaris metafísicos ¡Hatari! (1.961). Era, desde luego, una música anacrónica, fuera de aquel tiempo y onda, pero que me resultaba tan agradable como pegadiza. Fue mi primer contacto con lo genuinamente pop, y desde luego, puedo afirmar que la referencia era de primera categoría. Little elephant walk fue muy versioneado a partir del filme de Hawks, incluso en España se le puso letra en castellano, siendo interpretada, briosamente como era usual en ellos, por el trio argentino Los TNT. En los primeros años sesenta pasó a ser una cancioncilla de guateque, representativa del ritmo del madison. Cuando yo la escuché por primera vez funcionaba, en cambio, como cabecera oldie de un arquetípico programa radiofónico de dedicatorias que doña Maruja solía tener sintonizado en el bazar.
La playa y las medusas, los rastrillos y el cubo, los mil y un utensilios que requería el complejo universo infantil para no salir agobiado de aquella porción de naturaleza...Y el agua helada. De bebé me aterrorizaba. Papá tenía que hinchar una lancha de plástico para que yo pasara alli mis horas de arena procurando tenérmela llena. Era la única forma de que me mojase, era agua caldeada, huelga decirlo.
En la playa se pegaban los conocidos, de otros años y los nuevos. Detalles de seres que me hablaron, me acariciaron y mimaron. Sus identidades se me escaparían por completo, cual fantasmas bronceados, sino llegase a reinterpretar ahora las fotos en las que aparecen y que guardo en viejos álbumes a guisa de monografías biológicas de una parte mínima de todo ese tiempo. Es el pasado manchado de salitre y coppertone de un retaco que soñaba con mil y una aventuras psicodélicas ( mezcla del Lsd de George Dunning con el nonsense parsimonioso de The Pink Panther) a través de un simple flan de arena. Tardes de sol con mi amiguito Iván (q.e.p.d.) , lanzándonos un balón Nivea el uno al otro, la niña de la cometa ¿blanca? que quiso ser mi novia, con muchos más...ya anónimos... salvando a mi madre del dolor descomunal producido por la picadura de una medusa gracias a mi gentil donación de orina depositada en el cubo...Y por fin, los chapuzones a dos, el flotador incómodo y traicionero... Si, el verano era el mar. No había cine, no había televisión, no había quioscos que me suministrasen mis tebeos favoritos... En cuanto al cine, mi madre no debía tener por costumbre acudir a pases veraniegos (era un divertimento invernal) .
Dejamos de parar en la habitación realquilada de doña Maruja, porque al parecer la señora pecaba de tacaña y un dia que le encargamos pollo cocido nos sirvió agua caliente con los huesos del animal flotando (el resto se lo había comido ella) . Asi que nos fuímos a otra pensión. Para mi era un detalle sin importancia, lo fundamental seguía estando ahí : las infinitas jornadas de sol y sombra del verano de mi corta edad.
FANTASIA GYM. Por el monitor físico Marcial Carracedo


Bienvenidos a mi tabla matutina de ejercicios. Ahora que por la tele el viejo de Saber Vivir desentumece las osteoporosis de nuestros abuelines, nosotros desde Fantasia Mongo nos dedicamos al más modesto deporte de la flexión y el girito de caderas. A cualquier edad se pueden realizar estos movimientos, no hace falta ser un titán ni un body victim. Los resultados, sino alcanzan lo asombroso a nivel estético si que nos valen para sobrellevar la jornada de una forma más enérgica y despierta.
---------------------------------------------------------------------------------
LA TABLA DE ESTA MAÑANA


1ª : Durante cinco minutos, sin respirar. Cincuenta veces


2ª : Durante tres minutos. Veinticinco flexiones, respirando pero sin ostentación.


3ª : Durante dos minutos. Doce veces, respiración con Ventolín

---------------------------------------------------------------------------------


No os olvideis que después de esta sencilla tabla es obligada una duchita, previo despojo de los jocks. Salud y deporte , amigos. Hasta el mes que viene.

Gimnasta invitado: el extraordinario ROD BAUER

24 agosto 2006

GENTUZA .Le damos un nuevo enfoque a las revistas del corazón (para que limpies el culo con ellas)

Por el suplente de Gilda Love


* Si, mozas y mozos. Soy Maciste, defendiendo la continuidad de la parcelita del cuore en Fantasia Mongo. No sé yo que va a salir hoy de aquí. Una mierda pinchada en un palo, seguramente. Intentaré ser objetivo, ir al grano y añorar mucho a una colaboradora que, hoy más que nunca, me parece insustituible.
Ratifico sus opiniones del mes pasado. La estrella del verano ha sido la Pantoja. Está claro que a mí como artista me gusta. Ahora bien, entre su talante, la mala hostia de española de pura cepa que se gasta y la carroña periodística que la rodea, circunda y embarga, anda su poderío a la baja, en mi modesta apreciación. Los paparazzis no se cortan un pelo al abordarla en aeropuertos o el Lidl con impertinencias tipo si teme ingresar también ella en prisión, si piensa casarse en la trena con su Julián... Pasan por encima su condición de vibora Mrs. Hyde, de fiera corrupia y se lanzan al borderío interviuista. Kamikazes.
Parece que lo último ha sido un embargo del todoterreno de la prestigiosa coplera. Quizá sea el primer bien del que se apropie la Justicia. Su patrimonio, al parecer no muy saneado, dará bastante que hablar en los próximos meses. Isabel: valor. Creo que en estos momentos un intento de suicidio tirándote desde un terraplén con la indígena sería lo más melodramático y sincero que podrías hacer. Ganarías un potosí. Santa Rosa de Lima te ampare.

* Ortega Cano está igualmente en entredicho. Lo que pasa es que, por su bonhomía, al bullfighter se le respeta más. Es un viudo alegre, que encanta a las abuelitas del Sur, esas que sabiendo de qué pie cojea lo admiran por sensible y reconvertido a lo straight. Pues resulta que largó un montón en una revista con el momificado Tico Medina, creo que en la del saludo, y luego, en el gran magazine Dónde estás, corazón y vía telefónica tuvo que desmentir que hubiera cobrado por el reportaje, porque (textual) : ni yo ni Rocío nunca hemos vendido nada. Creámosle, por el amor de dios. Le queda la vida por delante, que aún no es muy mayor. Tiene unos niños preciosos a los que cuidar, un dinerito que le habrá quedado (pese a los insistentes rumores de crisis económica, y todo porque se le ha visto varias veces en el comedor social. El sólo va porque tiene allí ligues) y otra cosa, si quiere reorganizar su cama aun posee ese encanto indiscutible de galán cincuentón de los Hermanos Alvarez Quintero que tan bien suele funcionar en determinados locales de Sevilla. Animo, maestro. Mira que posturita hace en la foto, si es que llega a nacer en Minneapolis y le ponen Prince. Cómo calientas, maricón.

* A la Campa también se la ve muy animada. A juzgar por su nueva imágen, consistente en unas extensiones de desternillante modernidad y su no menos desternillante buen humor (esa sonrisa la delata: es una falsa ) . Dice estar muy tranquila con lo que se le viene encima porque tiene clarísimo que fue engañada. Las escuchas telefónicas a las que se la sometió fueron ilegales. Si asi lo dictamina el juez la exculparán de su participación en la tristemente célebre Operación Karlos
. ¡ Que la exculpen, coñooo!. Y ella que se centre pues en su embarazo. Que eso es otro punto a su favor, porque está muy feo que un juez prive de su libertad a una mujer en ese estado.
* El pedazo de chubby Booorjjja Thyssen está echo un brazo de mar, a juzgar por las fotos que le han sacado en Ibiza, con su novia de siempre (una Blanca Cuesta tan horripilante como él, sólo que peor pues ha mimetizado un look archi quemado de cowgirl a lo Madonna, pasado por el filtro paulinarubiobregoniano que da pena) . Si a él le gusta, pues me callo.
Reconozco que este chico tiene mucha suerte, teniendo una madre como la que tiene. Pero desde hace unos meses, desde que la baronesa dio a luz a dos gemelas del tercer mundo, cae sobre el pequeño lord una amenaza de futuro reparto a cojones de la herencia, que no le debe hacer mucha gracia. Y no es para menos. De quedarte tres mil millones a quedarte mil, tú me dirás...No creo que duerma muy bien. Me parece que va a terminar shakesperiano, buscando almohaditas para asfixiar a los hermanastritos en noches de lobos.
Pero como a la Cervera aún le queda existencia para rato, no debería pensar más que en el presente, que es el bonvivantismo, las drogas de diseño y los ritmos caribeños en la Ibiza del verano del amor. Mamá además no vendrá, pues se ha quedado en su residencia de San Feliu de Guixols, amamantando a las crías, con las dos ubres de fuera, como si estuviera posando para un lienzo de Rusiñol. Yo creo que estos bastardos con el tiempo le van a dar muchos quebraderos de cabeza, porque luego estará la madre biológica que irá de perra por defender sus derechos sobre aquellos Matisses... Calla, calla, que ya veo anciana a nuestra Carmen, rodeada de abogados corruptos, pidiéndoles que le lleven todo, que ella tiene jaqueca. Y esos niños encabronados con el Borja, y Carmen de Joan Crawford mordiendo y arañando...Buff.
* Alejandro Sanz está disfrutando de lo que los mafiosos de la SGAE le van suministrando en sobres cerrados. Mucha mansión con invitados espantosos: que si un tenista de fama y su novia, que si esta morena en la que entre sus brazos quedó como traspuesto durante casi un cuarto de hora... También por allí pasó su amigo Colate, que este no sé quién es, pero fijo que es un ex de alguien con tanta profundidad humana e intelectual como Alejandro Magno. Luego, viajecitos en canoa, derroche de neoriquismo de repugnante ostentación. Qué desgracia de ídolos pop tenemos en España. Y pensar que el pobrecito Ricky Martin se tiene que pudrir con cuatro Apolos del malecón en una sauna de tres condones (uy, perdón de tres estrellas, de la guía Spartacus) con el riesgo que conlleva eso de pescar unas ladillas continentales . Si es que la España de Zapatero da vomitona... Bueno, me freno, que hoy ya ando muy mosca con el asunto Rafael Vera y no quiero despotricar de más.
Corto el tema corazón. Y mando un besazo a Gilda Love doquiera que esté. Para el mes ella ya se encargara de estos menesteres. Que a mi me dejen en paz.

¡ AVISO A MONGO NAVEGANTES !

Se acerca septiembre. La vuelta a la rutina. Para los que hacemos diariamente Fantasia Mongo también supone el retomar las tareas normales del blog. Asi volverán colaboradores habituales como Gilda Love, Boquitas Pintadas, " la famosa escritora norteamericana" y un Maricón Martinez que, aunque nos ha brindado durante todo este agosto un excepcional diario de viajes, recuperará pronto su clásico Sábado, sabadete. Esto, unido a nuevas ideas, sorpresas y adquisiciones rematarán por dar un semblante más genuino a la aventura ésta. Quedas alertado. En un pequeñito esquema, te adelanto la de cosas que vuelven o te aguardan a partir de septiembre en este punto extraño de la red.

- Sábado, sabadete
- Mis desayunos dominicales
- Los cromos y revistas de Gilda Love
- Mi noche con...
- Frases del día
- Boquitas Pintadas recupera a...
- Books I liked

Y además:
- Mis memorias de Radio 3. Segunda parte (años 1985-87)
- La zorra de Madrid

- Los comentarios de mi buen Esteban ( en tanto que los considero parte complementaria del blog . Siempre excelentes, trascienden el mero comentario escondido al que se suelen relegar estos mensajes para elevarse a la altura de un post al descubierto, en toda regla.. El ya es un colaborador más) .

Y otras sorpresas todavía no confesables.

23 agosto 2006

MACISTEROTIQUE

0. ¿Cómo está Maciste?
Contradiciendo a las cotorronas que van difundiendo por ahí que Maciste Betanzos, desde que fue repudiado por su amigo, no sale de casa, que permanece encerrado como heroína pasiva de copla, he de afirmar que nada más lejos de la realidad. Salgo lo mismo o parecido. Incluso he incorporado a mis actividades lúdicas una suerte de turismo de interior muy sui generis : pillo autobuses interurbanos y me apeo en sus últimas paradas. Por desgracia, no hay mucho que mirar. Zarzamoras quemadas y eso. Pero ya digo que en modo alguno he cogido una depresión. Que aunque piense en la muerte y tenga bajones esporádicos eso se explica por que tengo ya una edad. Lo único que reconozco sufrir son desvelos en la madrugada. Doy vueltas durante un cuarto de hora al tema amigo y como siempre concluyo que mejor estoy así (sin infantiladas ni pollas flácidas) me vuelvo a dormir tan ricamente. Desde luego que tengo previsto llamarle de nuevo a primeros de septiembre. El tono de mi voz, lo que le diré lo estoy perfilando todavía, pero a mí me tiene que decir las cosas claras. No le va a valer de nada que se me esconda. Que saque guevos de donde sea, pero que esto sea un final como dios manda.

1. Viernes
Por lo tanto a Maciste como le sigue picando se lanza a la calle en busca de jarana. Pero lo que le sale, por desgracia, es bien poco y muy conocido. Habría que remontarse al viernes pasado. Veo al albañil Emilio, lo noto más delgado. De ciento y pico a debido pasar a cien kilos clavados. Hacía un siglo que no me jodía, pero... iba yo muy necesitado. ¿ Qué pasó, pues?. Pues que me clavó el micro pene sin ninguna emoción por mi parte. Aquel sitio...buff. Estar estuvo meloso, pero a mi no me gusta. No es mi tipo, está bien para hablar, ser confidente, el cariño de los años que nos conocemos, pero...en fin, sucumbí. Y el se corrió como un cerdo, fuera de mí. Sólo le permito esas excentricidades a quienes en verdad me importan. Un par de horas más tarde, retorno a la zona de ambiente y surge de un retrete un maduro que es muy culón y muy bruto y que me gusta algo por eso. Tiene tambien micro pene y no sé de qué va. Es algo místico y algo señora. Hacía meses que no estábamos en la intimidad. Solíamos hacerlo los viernes, y claro, cuadró viernes. Le noté algo raro, el pelo...Yo creo que llevaba peluquín vol au vent. Desde luego a mi no se me ocurrió tocarle eso, que después andamos perdiendo cosas en la oscuridad de los retretes. ¿Qué hicimos?... no me acuerdo...ah si, bah, nada. Le dí la vuelta, le besé el culo, se me puso morcillona rozándome contra las nalgas y él se corrió como una puerca. Vale, yo por lo menos me endurecí. Algo es algo.

2. Fin de semana
Nada de nada. Unico momento morboso: el domingo en los urinarios de las piscinas. Se me arrima un delgadito (los adoro: son tan tiernos como pollancos) . No iba en bañador, ni traía mochila. No lo entendí muy bien. Pero la situación fue muy sexy. La saca, noto que en quince segundos no mea nada. Me lo dice, me callo. La agita, se sonríe. Se la miro con descaro, el a mi también. Se piensa que estamos con el mismo problema. Le comento que no se preocupe, que esté tranquilo...¡que siga agitándola! ( yo desde luego...) . Pero ¿qué iba a hacer, llamar a Urgencias? . Joer, si estaba feliz... Nada, no sale... insistía él. A mi todo aquella disfunción ya me la estaba poniéndo tiesa, asi que me la tapaba de refilón, ¡ si hasta me notó el glande todo ruborizado !. El caso es que al final funcionó la regadera. Ibas lleno, le suelto y el sonríe colorado, pues a lo mejor algo había sospechado ya de mí. En esto por detrás una maricona carroza se pone loca al escucharnos, giraba a nuestro alrededor como una peonza mientras buscaba sitio cerca. Vamos, esta peña como siempre malinterpretándolo todo. Bendito chico y bendita retención de líquidos.

3. Lunes
Llamada de Pedro. ¡ Fiesta !. No, si al final voy a volver a engancharme al muchacho. Ya lleva visitándome en esta tercera época de nuestra amistad un año y seguimos funcionando igual de bien. Me asombra que después de más de setecientos polvos el machito consiga todavía eyacular en mis interiores. Yo también ahora estoy más desprejuiciado tras superar los traumas pretéritos. Además que gracias al calorcito estival consigo eyacular con su pene golpeándome la próstata. Como en nuestros viejos tiempos. Por lo tanto debería pensar más en este amante en mis noches de soledad. Pero me da algo de pereza. Ya le conozco tanto...quiero decir que sé perfectamente a lo que puedo aspirar estando con el. Y sinceramente, no me apetece mucho. De todos modos, me ilusiona su generosidad en el sexo (la tralla que me dio hoy fue antológica) , su falta de intereses externos, su no mirar el reloj mientras ejecuta. Eso es una maravilla, que con alguno que yo me sé era como hacerlo con Quique Guasch (q.e.p.d.) .
Ahora me pregunto por dónde andará el escayolista follador. Dos meses sin dar señales de rabo. ¿Se habrá marchado de la ciudad, no le gustó la última maravilla conmigo? . Esperemos a septiembre, mes de regresos. No quepo en las ganas de tener algo con él de nuevo. Los dedos de los escayolistas me dejan el tema tal que asi..