31 julio 2006

FANTASMAS DE MEDIANOCHE

Hoy...Barbara Steele

Envuelta en su capa negra, agarrando de las manos a dos perros aristocráticos, desciende unas escalinatas de piedra, soportando telarañas y algún pipistrelo tan travieso como picarón. De fondo se escucha una pieza a piano sumamente romántica. Sus enormes ojos negros consiguen conjurar las pétreas noches de luna artificial. Porque ella misma es la reina de la negritud, de lo sobrenatural y lo macabro. Ante su poder satánico, al di lá, uno se rinde sin contemplaciones, sabiendo que de ningún modo podremos resistirnos a su encanto mortuorio. Y entonces, cuando muy frente a mi se digna a permanecer, altiva y señorial, estiro mi cuello, desnuda la tez, y le entregó mi piel para que clave en ella sus insidiosos caninos de stregha vampira. Es lo menos que puedo hacer ante su paciente espera de siglos, en sarcófagos tópicos, dentro de criptas cormanianas, que son Poe en delirio de bajo presupuesto. Si Corman la quiso en colores, los italianos la exprimieron en blanco y negro cadavérico.
Barbara de los mitos, mito mismo del cine terrorífico moderno. Pin up del Midi minuit fantastique. Polvoriento camafeo decimonónico y a la vez, tan moderno... Qué encasillada te vieron todos tus amigos en los gloriosos sixties, cuando paseabas tu spleen de pintora vocacional por la Serenísima o San Sebastián, por los festivales internacionales de cine...aguantando a la tropa de fans fatales que te exigían más y más brujas en tu filmografia. Y tu estabas tan extenuada como apática de la muerte (nunca de la vida, porque la vida que deseabas era la interpretación de textos bigger than..., ¿shakesperiana, chejovista?...conformándote con ser estajanovista del terror mediterraneo...tan igual uno del otro...) . La actriz se ilusionó por el hecho de poder participar en el reparto del 8 y medio de Fellini (masturbaciones de autor) pero aquello quedó en muy poco pues se debía a Bava o a Fredda, estaba bajo contrato y le esperaba el doctor Hitchcock (era Fredda) .
Todos mis recuerdos de la Steele (que también fue Steel) se me agolpan en el dulzor de su mordisco letal...Suponen un chute que en sus primeros momentos resulta afrodisíaco y que me anima a invocarla en su gran papel de La máscara del demonio: era Katia, dulce y buena, pero también era la princesa Ada, bruja resucitada con fines de venganza. Su aparición en la película es esclarecedora de lo que entregaría a partir de entonces al género: una presencia inquietante, una belleza rara pero rotunda (se mire por donde se mire) , una inocencia en la mirada con ligeras dobleces (que remarcan su tendencia a la perversidad sexual o ninfomanía) . Era lo que la década necesitaba, más allá de las lozanas Hammer campesinas...Y aunque ella era inglesa, en el prototipo italiano encontró su mejor cauce de expresión. Se adecuó de maravilla al clima opresivo y barroco de los decorados (que bien pudieron nacer en la precursora I Vampiri freddiana) , al blanco y negro de la serie B, a la estilización elegante de directores en horas altas, a los crescendos operísticos, al erotismo frescachón (cuando debajo de sus ropajes de otro siglo aparecen escotes, enseñándonos el principio de unos senos turgentes y opíparos nos damos cuenta que es una dama de carnalitá apoteósica) . Y, a pesar de que se inspiraba en Gogol, el filme fue ante todo un homenaje a la musa recién descubierta.
Etiquetada pues, repitió hasta la nausea dobles personajes...manteniendo como única variante un simple tinte rubio de pelo ( que, por desgracia, a ella le sentaba mal. Su poder está en negro. Su oscura cabellera lacia pero de aspecto graso es una de sus armas demoledoras. Cuanto más oscura, lacia y abundante, más Steele. Los tocados pop en pelis de época tambien le restaban credibilidad) . Con Corman participó en su adaptación del Péndulo de la muerte (1962) y ella estuvo tan breve como impactante. Su duelo con Vincent Price (la alteración de los roles, la ambiguedad del mal, la atracción del abismo) se palpan en las secuencias a dos, y sobre todo, en ese atroz final en el que la maquiavélica dama se asfixia en su propia trampa. En L'orribile secreto del dottore Hichcock (1962) la necrofilia es el gran hallazgo. Hay pócimas, muertas y sexo irresuelto sino es en coma. Vuelve con Fredda en Lo Spettro (1963) y pese a que Barbara se apellida Hichcock nada tiene que ver con una posible secuela del anterior. La trama es algo Hammer. Entre ella y su amante asesinan al marido. Y el marido es el espectro.
Y se suman más espectros en I lunghi capelli della morte (1965, A. Margheriti) siendo en este caso fuente de inspiración la previa Máscara del demonio. En Cinque tombe per un medium (1965, Massimo Pupilo) el fantasma no es ella sino su padre, asesinado años ha y vuelto ahora con ansias de venganza. La originalidad en ésta es que nunca se ve al redivivo, salvo la sombra de sus manos cumpliendo sus própositos...La Steele muere desangrada y apoyada en un arpa (una muerte muy cool) . En Un angelo per Satana (1966, Camillo Mastrocinque) la divina macabra se duplica, ahora en una estatua igual a ella que parece ser la causa de los males que se ciernen sobre una población supersticiosa y con pasado brujeril. Y en Amanti d'oltretomba (1966, Mario Caiano) , una de mis favoritas, un doctor loco crea el elixir de la eterna juventud con la sangre de jóvenes hermosas. Helga Liné se pone a prueba con la sangre de la primera mujer del científico ( éste la había asesinado al haberla encontrado retozando con otro hombre) . Ni que decir tiene que la esposa era Barbara, lúbrica y desmelenada (o sea, ideal) y que tanto ella como su chulo retornan para arruinar al esposo y su nueva mujer (que huelga decir, es de nuevo la Steele en su habitual doble papel). La Liné está soberbia, fea sin sangre y guapa de morir con la de las demás. Y que la resucitada Steele protege su pútrida media cara con la impresionante pelambrera.
Hace un alto en el camino de tanta siniestrez y le surge un papel corto en la exitosa L'armata Brancaleone (1966, Mario Monicelli) con un impagable número sadomasoquista junto a Gassman que hubiera hecho las delicias del mismísimo Marques de Sade. Volaba el látigo en sus manos.
Por desgracia, este suculento intermedio no tuvo continuidad y en seguida volvió a las criptas y extrañas asociaciones secretas del terror. Cierra, pues, la década de los sesenta con Curse of the crimson altar (1968, Vernon Sewell) , para algunos un título de culto (juntaba a Karloff con Christopher Lee) , para mí un aburrimiento supino que sólo parecía cobrar interés en las escenas rituales a Satán con la oficianta Lavinia Morley (delicioso nombre el que tenía aqui Barbara), su look extravagante al máximo (incluido su casco con cuernos de carnero) y su peculiar ayudante (un atleta apenas cubierto con un mini slip de cuero negro, que bien podía haber salido de la agencia fotográfica Kris Studios) .
Steele, fantasma de medianoche aunque ella no quisiera. Sus imitadoras o posibles sucesoras nos hacen añorarla más (Erika Blank, Maria Rohm, Maria Perschy, Perla Cristal, las Hammer girls...) . Su sexualidad fue transgresora. Ella nos enseñó los placeres de la necrofilia.
BOOKS I LIKED. By "the famous norteamerican woman's writer"

MY FATHER'S RIFLE. Hiner Saleem

" Using a child's unsparing, detailed eye, this boyhood chronicle of life in embattl
ed 1960s and '70s Kurdistan portrays a time of soaring nationalist pride, family tragedy and government betrayal. With stirring lyricism, Saleem writes of his oppressed iraqi homeland, his mother's fruit-laden orchard, his cousin's stunt pigeons, his father's ancient Czech rifle and his own place in a unified village community where every man would fight for the Kurdish way of life. Saleem and his family join those Kurds who, leery of Sadaam Hussein's Baath Party's promises of peace, flee to the mountains, where they put up fierce resistance and are finally forced across the Iranian border into refugee camps. After the Iraqi government eventually prompts the Kurds to return to their villages, Hussein then moves hundreds of Arabs to their territories to establish homes and businesses, transforming much of Kurdistan into a haven for true believers in the Baath Party, although the Kurdish peshmerga (volunteer fighters) continue to battle for their homeland. Saleem's family goes home, but the Baath pressure forces the author and his brothers to settle in Europe, his sister remains in a concentration camp ( and thus is not able to attend their father's funeral) . Saleem, who's now a filmaker in Paris, offers a haunting, sympathetic account of a young life amid the horrors of a war zone".

30 julio 2006

DIRIGIDO POR...FA: The lost world, en la edad de bronce del cinematógrafo

Los años veinte es un continuum de descubrimientos y asombros en el cine norteamericano. Algunas veces mirando a los rusos, otras a los italianos o los franceses y de paso, acogiendo a diversos extranjeros emigrados para levantar una industria poderosa e imbatible: Hollywood. Ya lo hemos comprobado un montón de veces en este Dirigido por...fa, y hoy no va a ser menos.
El género de terror tenía como bastión mayor el nombre de Lon Chaney. El padre, the one and only. En la fantaciencia, uno de los primeros ejemplos fílmicos fue The lost world. Data de 1925 y su director fue Harry Hoyt. El tema especulativo de la existencia de vida prehistórica en parajes inhóspitos o dejados de la mano de Dios había propiciado la muy estimulante novela del mismo título de Sir Arthur Conan Doyle. Amparándose en el prestigio de dicha firma, la cinta se enorgulleció en todo momento de haber sido supervisada por el propio escritor (por lo tanto, de ser fiel reflejo del original) . Además se insería en un género como era el de aventuras exóticas, que estaba muy en alza por la época (acordémonos del inminente Trader Horn, Sombras blancas, los Tarzanes sin sonido, el documentalismo natural...) y , en tanto que cine de acción, también bebía de las curiosas fórmulas del entrañable serial por episodios. Con tales premisas la película de los dinosaurios fue un éxito espectacular. No fue óbice tampoco una holgura de medios muy de los derrochadores twenties, un presupuesto desmesurado que revirtió en la posibilidad de poder utilizar efectos especiales que aún hoy resultan asombrosos (no tanto por el dinero invertido en ellos, como por el ingenio y encanto que rezuman en su globalidad) . En este sentido, es admirable cómo unos artesanos aún investigando sobre la marcha y desde lo no tecnológico podían crear fascinación y hasta poesía. Y ser sofisticados, también ( ahí entraba por ejemplo el empleo del stop-motion photography, hallazgo entre hallazgos) . Entre Willis O'Brien, en efectos y Marcel Delgado, en maquetas instauraron un modelo que luego se repetiría hasta la saciedad y con muy diversos resultados ( espléndidos en un Harryhausen o Pal, horrendos en un Irwin Allen o el reciente Spielberg) . Las luchas entre las diferentes familias de saurios, la amenaza que sufren los exploradores en el hábitat selvático y, finalmente, la exposición del animal salvaje en un entorno civilizado darían pie a toda una saga de secuelas destinadas a convertir el tema en sub género en toda regla.
El enorme grado de anticipación de este añejo The lost world atañe incluso a una obra maestra que poco después aparecería en forma de gran gorila. Claro, hablo del inmortal King Kong. Ambas en sus partes finales incluyen el decisivo climax del monstruo en la urbe y su muerte final (muy metafórica en el caso del filme del simio, no tanto en ésta) . En The lost world, el saurio siembra el terror en las calles de Londres, en cuanto a King Kong ya todos sabemos a dónde se subió la bestia enamoradiza.
Las secuelas de la película no le llegan ni a la pezuña del buen brontosaurio. El escarnio final que provocó el autoasumido mago del espectáculo Spielberg consiguió que el tedio se asome en el espectador ante una exposición de efectos especiales tan perfectos como inanes ( y el tedio es lo peor que puede ofrecer un género que basa su premisa primera en despertar la fantasía del público a la par que moverlo en la butaca de la emoción) .
Quedémonos con esta joya del mudo, muy oculta y sin apenas reposiciones que le hagan justicia. Entre el reparto figuran importantes estrellas de los años veinte como Bessie Love, el fenomenal Wallace Beery y el no menos excelente Lewis Stone.

* Haz click sobre la segunda foto y verás a estas maravillas casi a tamaño natural
RESACA 3: Tom Moulton, mezclando con arte. Por DJ Merluzo

El neoyorkino Moulton, modelo profesional de veinteañero, introdujo en la historia de la música disco un concepto innovador que aunque ya se iba mascando en las experimentaciones caseras de los Grasso y Mancusos él perfeccionaría hasta el punto de hacerlo marca de fábrica. Hablo del concepto de remezcla, la utilización de un elemento destacado de una canción y alargarlo, descontextualizarlo, manipularlo en suma para acabar creando algo nuevo y tanto o más fascinante que el original.
Su paso por el primer trabajo de Gloria Gaynor, el incólume Never can say goodbye (1.974) deslumbró a propios y extraños...Un tema de casi veinte minutos que no resultara cansino sino todo lo contrario ( estimulante, dionisíaco, a ratos abstracto y experimental) era algo que no se había visto hasta entonces en estudio de grabación alguno. A partir de ahí, las posibilidades de Moulton se ampliaron de la simple cabina de discoteca a los profesionales circuitos de los músicos y cantantes. Isaac Hayes, Eddie Kendricks, las luminarias del terciopelo Philadelphia Sound...inclusive la Grace Jones de La Vie en Rose pasarían por su máquina de puzzles sonoros, siempre estimulantes y soleados.
Otro de sus hallazgos fue el inventar el formato de vinilo de 12". Hasta entonces los pinchadiscos se manejaban con los 7" y lo nuevo supuso una revolución. Mejoraba el sonido y se ampliaba la duración de los temas. Moulton y su colega José Rodriguez lo pusieron en práctica de chiripa, a partir de unos acetatos que llevaba el primero. Ante la escasez de planchas normales decidieron agrandar el tamaño todo lo posible, incluyendo la banda de sonido. Había nacido el maxi single (que tantos horrores dio en la década siguiente cuando salieron como churros. Engendros obligados, sin talento ni gracia, con fines embrutecidamente comerciales. Cuán alejados de las joyas firmadas "A Tom Moulton Mix" en su mejor época) .
Lo mejorcito de la labor del neoyorkino ha sido recuperado recientemente por el sello SoulJazz. Acércate a él ahora que es verano. Un recopilatorio lleno de color, sudor y buen gusto.


29 julio 2006

INFANCIAS VERDES. Capítulo decimoquinto

La aparición de una foto de Peter Lawford en un capítulo dedicado a la memoria de mi padre no es ni casual ni arbitraria. Estando con mi amigo Manolo hace años repasando un viejo álbum familiar, el muchacho al ver a papá exclamó...Se parece al actor aquel de Mujercitas... Hablaba, sin acordarse del nombre, de Peter Lawford. Y bien mirado, de veinteañero si que se daba un aire al galancito inglés (que con el tiempo ascendió hasta los oscuros ambientes mafiosos del clan Sinatra) . Luego, con el tiempo, otros allegados le sacaron otros parecidos. El más recordable: el de nuestro sastre, que decía que era calcado al guapo de la Trinca (?) .
Como sea que yo nunca le saqué parecidos con nadie no será ahora cuando lo intente. El era mi padre, y eso bastaba. Un ser honrado, con tendencia a la gordura, a la alopecia, al cabreo monumental, a la intransigencia y a la generosidad.
Si. Era un ser contradictorio e imagino que algo neurótico. Y cambiante como mi madre, como yo mismo (aunque cada vez mis deseos por recuperar la rebeldía adolescente me hacen dar pasos mortales contra el tiempo) . Porque Don Alfonso en mi niñez no era el Don Alfonso de mis diecisiete años. Se fue hundiendo, poco a poco en un torrente depresivo que nos alcanzó a todos. En su ruina económica se vio alterada su integridad moral (y aunque nunca perdió las formas de gran señor- locuaz, educado e inteligente- a su autodidacta manera, sí que se vio arrastrado en una ocasión a abandonarlo todo e intentar el suicidio) y a partir de ahí, todo ya vino cuesta abajo. Y llegó el cáncer, y éste se lo llevó.
Cuando era un niño, cuatro o cinco años, eramos felices. Me colmaba de regalos, de caprichos, jugábamos juntos...Ibamos de vacaciones pero él trabajaba y trabajaba...Era incansable. El otro socio se quedaba en el comercio y papá cogía los maletones y se iba a vender por los pueblos. Los aldeanos lo querían. Era muy atractivo aquel tipo para ellos, bien vestido y con lavia para vender ropa. De lo único que se enorgullecía era de eso. Decía que de lo único que entendía era de vender camisetas y calcetines. Normalmente esta frase la soltaba cuando se emprendía en la mesa familiar una discusión política en la que le tiraba de la lengua con proverbial vehemencia. Ante su salida cortante yo concluía que el que era capaz de hablar así, esquivando la profundidad (o la demagogia, quién sabe) de los temas sociales es que no era un apolítico: es que sencillamente era un facha.
¿Mi padre era falangista, de Franco, tal vez...era de las derechas?. No sé qué decir. Nunca perteneció a ningún partido. Votar, votó a AP. Bien, si. Era ¿democraticamente? de derechas. Pero con el antiguo régimen nunca se metió en mayores berenjenales que los que traían los tiempos. Y la carcundia bullía en el ambiente. Me refiero a que fue un hijo de su época, que se rodeaba de iguales en conducta y pensamiento. Asi que como le tocó vivir en aquello pues ahí se quedó, sin darle más vueltas.
En mi infancia su manera de pensar me resbalaba. A no ser por su poco tacto en ocasiones a la hora de aproximarse a mi sensibilidad ya muy marcada. Estaba claro que no le había salido un hijo como él hubiera querido: o sea, bruto en el juego, peleón con la chavalería, y radical en el balompié televisado. Por el contrario, se encontró con un niño delicado, con cierto espíritu frágil, con tendencia al ensimismamiento y muy apegado a las faldas de mamá. Asi que él no dudó en más de una ocasión en ridiculizarme amenazándome con ponerme falditas o burlándose en mi cara diciéndome que era un mariquita (algo que no me afectaba. Debía ser algo malo, pero yo no era consciente del significado de aquel adjetivo tan peyorativo) .
Quizá por venganza ingenuista, o debido a mi imaginación complicada, con el devenir de los años fantaseé con detalles que aludían a la integridad matrimonial de mis progenitores. Me rondó por ejemplo la idea de si en verdad papá le habría sido por entero fiel a mi madre. Tantos viajes, tantos hoteles, tantas dependientas...¿Hubo algún desliz?. El sexo estaba presente, le interesaba. Le encantaban las churris, ¡menuda gilda esa! ...En su mesilla de noche guardaba unos cuantos Interviús con los que a lo mejor se apañaba en sus soledades nocturnas de pensión mugrienta (que también las debió haber, y con chinches en el camastro) . Le gustaba el prototipo de jamona, le gustaba Fedra Lorente. A mi, Raquel Welch. Cosas...
En la playa intuí que era muy sensitivo cuando me advertía, boca abajo tumbado en una toalla, que en un preciso instante le era imposible levantarse (yo quería que se incorporara para que me dejara dinero para unos helados) . Luego empezé a pensar que lo que le pasaba es que tenía erecciones abundantes y que por lo tanto debía permanecer así, quieto, hasta que se le pasara la calentura. Aquellos bañadores de los setenta eran un escándalo de marcajes.
A los quince años yo empezé a sentir cosas extrañas por él.. Fue un cortísimo complejo de Electra en homo. Un Electro eléctrico, si se me permite la perogrullada. Me explico. A la contra de mi madre, ya digo que yo lo veía como un ser más sexual. En cuanto a mi hechizo, se originó descubriéndole por primera vez desnudo. Fueron unos segundos, en el cuarto de baño. Estaba recién salido de la ducha. Me fijé en su físico con una delectación tan clandestina que me puso a cien. Estaba muy bien formado. Mi preferencia por el culo de los hombres me hizo que me centrara en aquella parte de su anatomía: era perfecto. No me sentí culpable por haber tenido aquel pensamiento. Sabía que mi distancia ideológica era tan enorme que nunca terminaría aquello en convertirse en un deseo crónico, mucho menos en una obsesión. Es posible que fuera por ser la primera vez que pillaba a un hombre en look adánico. Y me gustó. Que fuera mi padre creo que es irrelevante. Pero si algun tufillo de incesto tuviera la situación he de aclarar que con respecto a mi madre jamás se me pasó ninguna idea similar. Tal vez por que ella estaba peor conservada.
En los últimos años de su vida barajé otra hipótesis sobre mi patriarca. Yo ya había autoasumido mi condición homosexual. Entonces leyendo no se qué me dió por elucubrar sobre la posibilidad de que el asunto fuera hereditario. Primero pensé en mis tios solterones Emilio y Luisa. Pero al carecer de pistas acabé acercándome a la raiz de mi ser. Cuando un comentario de mamá, en torno a sus años mozos, saltó a la palestra una buena tarde quedé totalmente mosca. Resulta que en los años cuarenta, en el ambiente juvenil de las salas de fiestas de La Coruña, exisitía un círculo cerrado de muchachos que se apelotonaban alrededor de un gay refinado de la capital. Los atraía con grandes dádivas, pecuniarias mayormente. Llegó a reunir en las noches de baile a verdaderas beldades. E incluso a nombres muy populares del artisteo nacional. Este era el caso del gran Pucho Boedo, habitual de dicho dandy.
Mamá, a la que el cantante acechó durante una temporada siendo ella todavía soltera, dejó que éste la acompañara hasta la puerta de su casa en dos ocasiones, pero de ahí no pasó (que el mozo gozaba de fama de calavera) . Encima, la segunda vez le robó una pulsera de oro, que aquello ya era de impresentables. Mi padre y Pucho fueron conocidos de infancia. Eran de barrios distintos, pero de barrios bajos, pillastres redomados. Igual pasó con Suso Baamonde, al que la amistad se les rompió cuando papá le vació el ojo jugando a swashbucklers con espadas de madera*. Con Boedo las noches golfas eran constantes. Sin embargo toda aquella historia que contó mi madre acababa así . Era lógico. Esas cuestiones sólo las sabían profundamente los chicos que las protagonizaron. Si mi padre había participado en aquel club de futuros tuberculosos es algo que desconozco. Y a estas alturas ni conoceré. Pero...hubiera sido bonito. Como también lo fue su última amistad. Un hombre que trabajaba en la banca y que le acompañó constantemente en sus últimos días de enfermedad. Venía a diario, era tenaz y llorón. Papá, viendo que ya le quedaba poco de vida, le regaló una pluma estilográfica preciosa. Creo que fue el único extraño que lo vio antes de morir. De un cáncer muy maricón, por cierto.
No me hubiera importado que en algún momento de su existencia hubiera tenido algún desliz (con mujeres o con hombres) . En lo segundo sí que me asombraría algo en tanto que fue un implacable linchador verbal de maricones. Una vez en la comida le solté un mordaz: Uy..., mucho te cabreas cuando saco el temita, ¡y el que se pica, ajos come! . Nunca lo vi tan cabreado. Casi me revienta la cara de un hostiazo.
Antes muerto que tener un hijo así...Evidentemente él nunca supo lo que era tener un hijo muerto. Yo en cambio, si supe lo que es estar sin padre. Y, sin embargo, ya casi no pienso en él. Normal, pero cuando me acuerdo suelo rememorar sus últimas palabras, directas confesiones...con mi madre (siempre te fui fiel) , conmigo (eres lo que más quiero en el mundo)...Y lo que yo le dije horas antes del suspiro final: Papá. Aunque tu y yo no congeniemos bien, me siento orgulloso de tí. Porque a pesar de lo mal que estás, sigues manteniendote íntegro en tus ideas. Supongo que esto es una bobada, pero a mí en aquellos dolorosos trances me salió del alma, pues suponía estar presenciando un verdadero acto de valentía y autenticidad.


* En cuanto a Suso tengo mis serias dudas de que esto sea auténtico. Empezando por un mero detalle cronológico. El cantautor nació en 1950, viviendo sus primeros años en la zona de las Rias Bajas. Su adolescencia está directamente emparentada con los ye yés vigueses y luego con Voces Ceibes. Queda mi reseña como anécdota verídica según mi madre. Anécdota muy estimulante para mí, desde luego, pero me veo obligado a citarla con todas las reservas.
FRASES DEL DIA. Por Boquitas Pintadas

" El tiempo compone en la memoria los episodios destacados, borra las líneas densas de los días en que los genios y las palabras están hechas para durar del alba hasta el ocaso. Pasó tu infancia.
Fue una infancia vivida en un acuario, sin arañazos en las rodillas, sin juguetes destrozados ni la cara sucia de barro, sin secretos ni descubrimientos. Y sin amigos, en el gran silencio de la villa. Te estaba prohibido ponerte al sol, a la luz excesiva, a la brisa; alzar la voz, correr demasiado, apropiarte de un fruto".

( VASCO PRATOLINI, Crónica familiar. 1.947)

28 julio 2006

ALBUM DE CROMOS " Chicarrones sanotes". Por Gilda Love

CROMO Nº 10: Clint Walker (1927- )

Clint era enorme, era un gigante, era ciclópeo. Era Anita Ekberg en tio. Chulazo formidable, armario de doble puerta de dimensiones desmesuradas. Medía 1,95 cm y pesaba 120 kilos (todo armonía muscular) . Una, de tenerlo en la cama, no sabría por donde empezar a hincarle el diente.
Servidora, a la que le gustan los hombres un poco menos que a Maciste Betanzos, antes de postear suele llamar por teléfono a este bloggero, para que la guíe con su fino instinto periodístico sobre las estrellas de esta colección. En cuanto le pronuncié el nombre de Clint Walker me espetó un sonoro: Me lo comería en una barbacoa, bien asadito, de un tirón y luego moriría de empacho, pero con mucho gusto.
Ay, Clint. Quién te pillara en tus años mozarrones...Cuando eras Cheyenne, el vaquero más famoso de la televisión norteamericana, siempre tan ceñidito y marcando un culo..., que fue el mejor culo del oeste visto en pantalla alguna. Mejor que el de Van Damme, tan mariconil él. Tal vez en el cine mudo George O'Brien pudo superarlo (The Iron Horse, 1925. John Ford) .
Walker era puro macho, una virilidad inontestable que empezaba por una cara cartón que a cualquier alma sensible tiraría para atrás. A mi, en cambio, me pone. Vamos, me pone hasta el merluzo del Victor Mature, comprenderás que este tanto de lo mismo... Cuando hizo de Cheyenne Bodie imitaba perfectamente las miradas de John Wayne, con lo cual podía agarrarse al personaje con una cierta credibilidad gestual. Por encima, disponía de un hoyuelo en el mentón como Kirk Douglas. Triunfó, por seis temporadas. Quedó aburrido del personaje, más que nada porque la Warner le impedía poder aceptar otros trabajos en cine. No le quedó más remedió que aguantar. Los guionistas hacían lo posible para que ningun episodio fuese igual que el anterior. Aunque el protagonista era un defensor del bien, recién salido de la guerra civil norteamericana, tenía diversos oficios. Igual que el propio actor en sus comienzos. Clint fue marinero mercante, carpintero, sheriff y hasta buscador de petroleo. Trabajando como guardaespaldas en un club nocturno lo descubrió un cazatalentos de Hollywood. A este le pareció idóneo para el cine de aventuras (algo que no entiendo pues los mastodontes por lo general son unos patosos insufribles) con toda la carga de violencia y dinamismo que lleva implícito el género. Sin embargo, el chavalote siempre se enorgullecía de nunca haber pegado una bofetada a nadie. Solo con su mirada y su manera de acompañar al cliente molesto a la puerta de salida del local ya le bastaba para cumplir sus propósitos. No dudo en su capacidad de intimidación por pasiva: era inmenso.
Cuando empezó a hacer cine le quisieron destapar lo primero, le dieron un taparrabos y lo metieron en una jungla de plástico. Lo veo lógico. Y le salió un Tarzán rarísimo y casi desconocido (nunca se le menciona en la lista de Tarzanes oficiales y apócrifos). Sin embargo desempeñó el embolado en una tal Jungle gents (1.954) .
En tanto no le salían papeles, cultivaba mucho el físico en los gimnasios. Visitaba mucho el de los maestros Vince Gironda y Bob Delmonteque. El primero afirma que era incansable en los ejercicios, que siempre quería ir más allá en el levantamiento de pesas. Quería ser un hombre de hierro y en parte lo consiguió. Recuerda Gironda que una vez tuvo un accidente de esqui, donde uno de los bastones se le rompió y le atravesó el pecho. Esto te pasa a ti o a mi y nos quedamos de pinchito moruno por los restos. Bueno, pues el tiró para adelante, como si se hubiese clavado con un alfiler.
Cecil B. De Mille, que era un erotómano muy curioso, se fijó en Clint y le dio un pequeño papel en Los Diez Mandamientos
(1955) . Era capitán de la Guardia del Faraón. El resto de la guardia eran rubios preciosos, asi que nadie tuvo nada que objetar (salvo algun historiador ortodoxo, por la regla general raza pesadísima) .
Y llegó Cheyenne. El western televisivo por antonomasia. Uno de los primeros que tuvo el medio. Gran presupuesto, estrellas invitadas, guiones efectivos y directores artesanales consiguieron algo que al principio parecía impensable : prolongar los fastos lírico-visuales de la estética del western clásico. Lástima que Walker fuera tan inexpresivo. A su lado desfilaron muchos famosos de anteayer y ayer. Yo tuve la oportunidad de repasar dos capítulos de la segunda y tercera temporada, gracias a un préstamo de Maciste Betanzos, y me sorprendió ver en uno de ellos a Michael Landon, pre Bonanza, de indiecito tiznado; o a Dennis Hooper, medio sheriff, metiendo un poco de neurosis adolescente al oeste televisado ( sin querer entender que antes ya lo habían hecho mejor Monty Clift en Río Rojo o el mimético primer Newman en El Zurdo) .
También pasarían por el serial las encantadoras y señoriales damas B Julia Adams y Faith Domergue. Fueron siete años de cabalgadas semanales que dejaron tiempo al supermacho para pocas cosas más. Por ejemplo, una comedia agradable con Rock Hudson y Doris Day titulada No me mandeis flores (1964) , en la que estuvo torpón de comediante...Algún western más y su paso por Doce del patíbulo (1967) , estupendo filme de acción, en un reparto coral capitaneado por Lee Marvin. Para fetichistas: el se llamaba Samson.
Volvió a la televisión repetidas veces, en El show de Lucy, en Maverick, en Kodiak, hasta apareció en Vacaciones en el mar...
Sin duda es una lástima que no hubiese probado el morboso sabor del peplum: el casquito y las sandalias grecorromanas le sentarían cojonudas. Pero, no importa. Ya se disfrazó en la faraónica tropelía del Moisés y su amiguito Ramsés de la coleta. Lo suyo eran los apretados vaqueros y las camisas pegadas al poderoso torso.
Aunque fuera un gigante no llegó a monstruo, como lo son los actuales musculosos salidos de los certámenes de Mr. Olympia. Claro, por algo era un chicarrón...sanote.






LUXURIA & CONFETTIS . Vol.I. Nº 9. TODO LO QUE INTERESA A LA MUJER


El altar de la moda ( incluye CD de Regina Spektor "Begin to hope")

Moda otoño-invierno 2.006/07

ESPECIAL VERUSCHKA VON LEHNDORFF
-----------------------------------------------------------
El imperio totalitario de las supermodelos. Un objeto de lujo en la década prodigiosa. La inspiración de artistas de la más diversa índole. Exótica, distante, luminosa, aglutinante, pensadora y frívola. La Veruschka de los sixties.

Veruschka scrapbook. Por Luisito Bocú. 16 páginas a todo color (pop!) con la adiosada modelo

Saba Sorrento nos ofrece en primicia un adelanto fotográfico de la película que se acerca a su mito y persona: Veruschka, de Franco Rubartelli

La incisiva Terlenca Maturamis entrevista a la bella, disfrazada de Santa Prostituta. El irritante Carmelo Bene, que se dispone a rodar una Salomé renegrida , así la ha visto y la chica nos cuenta sus primeras impresiones.

¿Existe rivalidad entre Veruschka y Donayle Luna?. Puntos de comparación, con nuestra compañera Cobrina Bannister.

La modita Cortázar. Después de dormirnos bien a gusto en Blow up (sólo salvamos su sesión de fotos) nos acercamos al célebre escritor a la páge.

Y además...
Andros Queerman sigue la ruta iniciá
tica de Pierre Loti por Constantinopla. Turquía vista con otros ojos (pintados de negro).

Vacaciones en Portofino. Relato romá
ntico de Atrocity Segurado

Cuidamos su busto en estos días de playa. Modelos con ballenitas extensibles y retirables. El milagro de proporcionar sus senos de acuerdo con su silueta. Mallas juveniles en sus líneas, modernas en su vibrante estampado, sobre un suave y sedoso poplin.


Para la mujer moderna que lee FANTASIA MONGO
Nuevo...original..."algo" que las palabras no pueden definir...
Una revista creada para la "elite"

Celeste Verdugo se la ofrece en primicia para que el matiz favorito en los centros de la moda "ilumine" su toilette

Precio: 5 $



Visite este blog a diario. Guardamos siempre una sorpresa para usted

27 julio 2006

BIENVENIDOS A POLYESTER



Reseña de todas las canciones de Polyester, un programa realizado y presentado por Maciste Betanzos, de lunes a viernes de 20,30 a 21,30 CET por Radio Fantasy FM
------------------------------------------------------------------------------------

Tarde del miércoles 26 de Julio de 2006

Intérprete Canción ALBUM (info adicional)

------------------------------------------------------------------------------------

BARRY McGUIRE:
Cloudy summer afternoon.1.966 Single original, para RCA VICTOR (inicio del programa con esta alusión con aires dixieland al tiempo atmosférico. Nubes que presagian tormenta)

THE WALKER BROTHERS: Summer time .1966. Greatest hits (existen miles versiones pero ésta, tal vez por su solemnidad casi fantasmal- tenía que ser Scott Engel- es una de las favoritas del locutor)

LEFT BANKE: Shadows Breaking Over My Head. THERE'S GONNA BE A STORM (seguimos invocando al dios del trueno. Y a las atmósferas misteriosas con este grupo tan mirífico. Barroco y a la vez delicado)

CAT STEVENS: I'm so sleepy (canción de madrugada. Melodia infantil para somnolientos con espíritu peterpanesco)

CURT BOETTCHER:
The choice is yours . THERE'S AN INNOCENT FACE (sigue Betanzos con sus íntimos de siempre. Boettcher es un alquimista del sunshine pop por el que siente verdadera veneración. Todo es un bálsamo. Boquitas Pintadas llama al programa. Acaba de llegar de la piscina y se encuentra tan bien escuchando la selección de esta tarde que le manda muchos ánimos)

ELECTRIC LIGHT ORQUESTRA: Mission (a world record). A NEW WORLD RECORD
(
siempre es buen momento para intentar desentrañar el secreto de Jeff Lynne. Grandilocuencia y pócimas mágicas de ultra pop, que aún cayendo en los peligros de lo sinfónico no se hace naaaada pesado)

DARKEL: At the end of the sky. Adelanto del disco de debut. ( Maciste sigue buscando con reposo, sin prisas pero seguro, la canción del verano del 2.006. Tras apostar por The Pipettes, se ha quedado embelesado ahora con este hallazgo del componente del duo parisino AIR)

FINAL FANTASY: Arctic circle. HE POOS CLOUDS, 2006 ( Se sigue hilando de la atipicidad. Owen Pallet es indie polifónico e introvertido. Su propuesta da que soñar)

SCRITTI POLITTI:
Snow in sun .WHITE BRAD, BLACK BEER, 2006 ( Si, por esta tonada ya merecería calificarse de fantástica la vuelta de la banda ochentera. Su reciclaje , muy acertado. Lo veraniego se palpa hasta en la estación invernal. Betanzos está deseando poner a los Beach Boys pero se retiene porque el viernes va a hacer un especial, que anuncia, del Surfer Girl)

PAUL McCARTNEY:
Summer's Day Song . McCARTNEY II, 1979 ( Ya que la nieve y el sol son compatibles , Mc Cartney creó a finales de los setenta una melodia casi navideña, un villancico en toda regla para muchos, para festejar los fastos estivales )

CHRIS STAMEY: The summer sun ( new wave exquisita de cara al final del espacio. Nueva llamada, esta vez de Maricón Martinez anunciándole a Betanzos su intención de seguir un mes más de viajes increibles around the world)

UNDERTONES: Here comes the summer ( y el final es un himno de rigor. Nunca falla. Pildorazo breve, hipervitaminado y efectivo)

(lista elaborada por Cordelia Flyte, la fan nº 1 de Polyester)

-------------------------------------------------------------------------------------
ULTIMA HORA

Se cumple estos
días mi primer año con ordenador. Parece mentira que un señor como yo, tan reacio a las nuevas tecnologías, a todo lo que signifique progreso entre comillas, con verdadera fobia por el masculino concepto de aparato electrónico, por lo informático (que en el colectivo machirulo sustituyó asombrosamente al bricolage de la Black & Decker) terminase cayendo en la red de redes (que es muy sutil y traicionera, que para algo es red: atrapa) . Lo que más me llamó la atención fue la increible exposición de maravillas fotográficas en materia de cine (y de estrellas) y de los consabidos peligros que te acechan tan sólo por el hecho de vivir conectado. Espias por doquier, piratas que te desean lo peor, los virus de los que ningún preservativo puede protegerte con una garantía total...Y luego las velocidades que las compañias telefónicas no cumplen, las pequeñas debacles repentinas...
Pero todo ha
merecido la pena. He cambiado de hábitos, me he sumido en una aventura estupenda con Fantasia Mongo, he conseguido tesoros por doquier ( y los que cuento que todavía me faltan y que están por ahí).
¿ Enganchado? . Pues si, como a tantas cosas...Por eso sufro y pataleo cuando fallan las conexiones o por esa tormentita del carajo, por ejemplo. Pero cada vez lo tomo con más tranquilidad . Nuestra relación está llena de vaivenes pero es fiel, perseverante...Mi ordenador me conoce y
a muy bien (mejor que cualquier humano) . No lo he utilizado para adentrarme en el universo chat, no busco "chuecos" ni me relaciono messengeramente. Soy muy aburrido, cauto, miedoso en ese aspecto. Pero tambien está el caso Esteban, chico milagroso que se acercó un buen dia a los comentarios y me alumbró permanentemente con su sensibilidad y tacto emocional. Supongo que estará de vacaciones, que ya no da señales de vida ( de vacaciones físicas o del blog, que también son necesarias. En modo alguno debo creer que esté enojado conmigo) .
Las delicias de internet. Fue en verdad una buena inversión comprarme esta baratija. Con Carlos echándome un capote en tantas cosas ( empezando por el monitor), o con Javier en su paciencia pa
ra aguantar mis histerias ante el mínimo detalle extraño que me iba apareciendo...Tenía absoluta ignorancia del artefacto, asi que era como para cortarse las venas ante un simple aviso de "aceptar o cancelar". Luego vendrían asuntos más jodidos como cuando la CPU se fue a tomar por culo. Sólo bastaron unas horas para que estuviera aqui mi Pedrín y me lo formateara con eficacia. Lo último son las deficiencias del BLOGGER, que muchas veces está tontito (mismamente estos dias me cuesta acceder al apartado de fotos para su publicación) . Pero ya me lo tomo con más filosofía. Son historias puntuales que sé que las van subsanando sus responsables con meridiana rapidez.
Un año con ordenador. Estuvo bien. Me he corrido, me he cabreado, he llorado, reido hasta mearme, me he sentido fascinado, me he dormido...La convivencia.

(FANTASIA PRESS.)

26 julio 2006

EL COLOR GRIS DE LOS DIAS PERDIDOS

Presencio como muere julio desde mi más autoasumida frustración. Revivo este año, un verano más, la desolación de los dias de tedio, la bobada de la vida, el poco sentido que tiene estar en este mundo sino contamos con las sustancias y los fetiches que nos hacen ser distintos. El año pasado me retorcía como un exclusivo mártir de provincias. Mi soledad se hallaba dentro y fuera. En mi celda y en las calles. Esta vez la historia se repite. Salvo que unos pequeños destellos en forma de tregua parecen hacer llevadero mi calvario, supongo que ya perpetuo. Pero son fugaces oasis que no conducen más que al camino de los equívocos.
El infierno del homosexual solo. El que no se niega a sí mismo, pero sí se cierra en banda a la hora de comunicarse con sus parecidos. Cuanto más pequeña es la ciudad, menos parecidos saldrán en tu ayuda.
Crees haber encontrado un amigo del alma y resulta que cuando nos vemos parecemos molestarnos mutuamente. El empieza a ofender, a faltarme al respeto, supongo que como burdo plan para que me aleje de todo contacto físico. No sabe que al hacer ésto pone también en peligro mi sentimiento de amistad ( independientemente de que consiga que mi atracción sexual se vaya o no al carajo). Y eso es más grave. Porque si lo que busca es que seamos tan sólo amigos, yo mediante las descalificaciones no puedo más que llenarme de amargura (o hacer oídos sordos) . Le hablo clarito, le expongo los detalles, le aviso de que voy a tener paciencia...Pero no me doy cuenta y la paciencia la pierdo, y entonces estallo en salidas que luego, yo mismo, me averguenzo de haberlas sacado a colación.
Le recrimino su falta de cultura, no conocer ni tan siquiera a los Beatles o a Elvis (dice que le suenan, que es como decir que no tiene ni puta idea) . Llevo casi un año sin poder enseñarle mi mundo. La culpa no es de él, en parte. Me reconozco incapacitado para la docencia hacia el que parte de cero. Preferiría que mis amantes ya viniesen educados. Su hastío me transmite a mi también lo mismo. Pero es que en realidad no quiere fugarse a parte alguna. Todas las distancias en coche le parecen largas (y hace meses me prometió ir a no sé donde. Ahora se ha echado atrás) . Lo pasamos bien en aquel apartado riachuelo. El sábado no hacía el calor suficiente para retornar a tan incómodo lugar. Nos perdimos en la nada. Terminamos enfrente del sitio de los tios desnudos. Y yo fui paciente. Hice que no veía nada. Pero él me intuía a la legua, sabía que no estaba a gusto. Luego, más demoras en el interior de nuestro absurdo. La visita a la ciudad fue un fracaso. Yo al final largué algo, lo de su falta de interés por los libros, el cine...EL: Claro, como tu eres de capital...pero yo soy de pueblo. YO: Si, pero yo soy de una capital de pueblerinos, chaval. EL: Qué quieres que te hable de arte si yo me he educado entre estiercol. Me pareció una respuesta tan franca, tan dura que me heló por completo. En todo caso, oirla de sus labios era chocante y doloroso, era la típica aseveración que correspondería en propiedad formularla a una tercera persona. Pero no la había, asi que la soltó él.
Con todo, me niego a creer que la gente rural no pueda acceder a la cultura. Creo que eso depende de las personas no de otros condicionantes. Rosalia era de pueblo y su sensibilidad era extraordinaria. Sabía que el achacarle aquello había sido un error. Por lo tanto llevé todas las de perder.
También discutimos por otro tema y también perdí. Era sobre su amor por si mismo, que excedía toda lógica. Entonces la lógica, aplastante, la colocó de guinda el muchacho: minutos antes había auxiliado a un joven motorista que había sido derribado por un coche enfrente de casa. Había salido tan veloz tan pronto vio el choque que ya no era Jose, era Superman. Raro que no lo hubiera recogido en brazos en pleno vuelo. Sinceramente me pareció desmesurado su auxilio. Primero, porque ya había por alli gente que le iba a echar una mano; segundo, porque había tenido una buena caída (de culo) y tercero, porque el del coche había parado y ya estaba bajándose.
En total, que en el asunto del egoismo quedaba claro que yo se lo llamaba para que él me lo llamara a mi (que ni me inmuté en acudir al meollo del siniestro. Odio a los mirones de tragedias) .
Terminamos con mis celitos. Los sugerí, ojo. El que eligiera aquella zona para descansar por la tarde me incomodaba. Pero la soporté, fueron quince minutos nada más pero que consiguieron que invocara para mis adentros tierra, trágame, tan largos se me hicieron. Ni él dijo nada ni yo tampoco. Fue cuando estábamos en la cama, quizá viendo que ya mi polla se embalaba, que me tiró más de la lengua. Mi lengua fue caritativa, le comenté que aún era muy jóven. Si tenía curiosidad en visitar ciertos lugares que lo hiciera. Pero él solito. Y que no me contara nada, que soy muy celoso. El se ofendió de más y me castigó con la abstinencia. Al final le pregunté si se iba enfadado. Respondió que no.
Esto fue el sábado. Después no lo volví a ver. Era previsible, no lo había pasado bien.
Trato de no darle vueltas a las mierdas éstas. Le solté que me había defraudado mucho de un tiempo a esta parte pero que trataba de sobrellevarlo todo desde una posición casi zen. Asi me mantengo, o trataré de mantenerme, que es jodido. Sobre todo, si estás solo en verano, que es lo peor. Es un martirio, intuir cómo los demás se divierten y tu debes permanecer encerrado en casa. Asi, dia tras dia, esperando a que vengan las lluvias, a que la ciudad se llene de invierno...Entonces tu cara de amargado ya tendrá un mínimo sentido cuando con el abriguito y el gorro de lana pasees por las oscuras callejuelas de la mediatarde...Todos te comprenderán, porque todos estarán en tu mismo trance.
Mi única evasión son los discos, las películas, el libro Los pasos del caído (que devoro incesantemente)...Y también trato de entender, visitando internet, cómo las mariqueers de los blogs se dedican el resto del año a retorcerse en jodido dolor (algunas apuntan al suicidio, incluso) y de repente han desaparecido todas de golpe. Sus depresiones, sus malos rollos, sus complejos, su nihilismo, su falta de arraigo...¿adónde han ido a parar?...Tal vez a una playa paradisíaca, a un horrible macrofestival del Pop, por la noche en las discotecas más floridas, sudando en los cuartos oscuros, en los parques más recónditos, follando como perras...El spleen se ha ido de vacaciones. Asi son las depresivas mariqueers de los blogs. Pura pose. Gente no fiable. Malditos malditos. La falsa canción triste de los que juegan a la melancolía calculada.
Mi canción es nostalgia. Podría sonar a Solera, Tiempo Perdido, si yo fuera una cuarentona a la que se le tuvieran que dar esperanzas de poder salvarse de su ridícula existencia. Prefiero que Kikí me cante con sentimiento El color de los dias perdidos, que en mi caso serían grises (por que el pasado nunca es tecnicolor) . De cualquier manera, debería pensar en positivo, aceptar el silicio. Aun todo puede cambiar. Vendrán otras personas, otros libros, otras músicas y pelis...El verano acabará y todos seremos más tristes...mejores. Y las de los blogs desactualizados volverán morenas, a querer matarse...en nombre de Rimbaud. No te mates, mata tú.
Tu nunca dirás que quieres morir, chapero mío y sí matar al baboso viejo que te atosiga.
NEW SUPER ED FURY POSTCARDS. Por el monitor de educación física Marcial Carracedo


ED FURY. El más retratado. Un genuino especialista del poseur. Realizó infinidad de sesiones en estudio y en parajes naturales (encima de las rocas, sobre las olas del mar, en la proa de un bajel pirata...)



Empezó como muchos, dejándose ver en los tempranos años cincuenta por las playas de Santa Mónica, al lado de algún campeón de body building


Pasaba horas en Muscle Beach, lugar que se clausuraría en 1958 durante una temporada, tras el escándalo entre dos campeones olímpicos y un par de ninfas de trece años de edad.


Ed nunca dio que hablar. Se llamaba Edmund Holovchik y buscaba una oportunidad. Su físico era alucinante, y el lo sabía. Le guiñó el ojo un asombrado Bob Mizer (AMG) y éste le colocó en un trono. Cambió su apellido por el más esclarecedor Fury, se sometió a un proceso de glamourización tal como si de una estrella de la Metro se tratara (pulido físico, aclarado del cabello) y el resultado fue espectacular.



Quedó un ídolo para la eternidad. Llegó en la década de los cincuenta a trabajar en Hollywood junto a luminarias de la talla de Richard Widmark o Susan Hayward (David y Betsabé) . Pequeños papeles que le sirvieron para adquirir una mínima soltura ante las cámaras.


Algo que le vendría de perlas cuando en la década siguiente fue requerido por Cinecittá para que jugara a ser Ursus. En el caso de su paso por David y Betsabé le sirvió para decidir que los atuendos romanos le sentaban de muerte.


Asi pues, el Fury de las muscle magazines, el atleta que más y mejor exhibía el culo, pasó a engrosar las filas del "filón del peplum" tan pronto al cine italiano se le dio por ahi, acogiendo a todos estos gimnastas yanquis ya desplazados de las revistas por el relevo de una nueva generación. En "las de romanos", el sueño de los homoeróticos adquirió fisicidades agigantadas y encima pintarrajeadas en eastmancolor. A tener en cuenta este detalle.

Fury estuvo competente en Ursus (1961, Carlo Campogalliani) junto a nuestra María Luisa Merlo. Un tebeo visual agradable, rodado en España. Al igual que Maciste contro lo sceicco (1962, Domenico Paioella) , en donde el ídolo se ponía en las magras carnes de Maciste, aquí en anacrónico modo, pues era un caballero español que luchaba contra los árabes para rescatar al duque de Málaga, que había caído prisionero de éstos tras la destrucción del santuario de la Virgen del Pilar (?)


Sé que estáis asombrados con el delirante argumento que os acabo de relatar, pero es la puritita realidad de la ficción. Así era este género del peplum cuando se volvía loca. Peplum, en Francia. En España, de romanos. En Estados Unidos, sandal films o loin clothes series...En fin, petardeces nada históricas, muy imaginativas y muy sexys. Y como chisme del corazón, decir que Fury casó con una hermana de mi querido colega Richard Dubois.

25 julio 2006

HISTORIAS DEL DESTAPE. Por Gilda Love



PILAR VELAZQUEZ
-------------------------

Se recuerda con cariño a esta madrileña finísima. Y desde amplios sectores cinéfilos. Gracias a su paso por géneros hoy reivindicados, consiguió aunar entre sus adoradores a los amantes del cine ye yé, a los del spaghetti western, a los del terror italiano y, finalmente, a los del seudo erotismo de la apertura. En todos estos subgéneros la hermosa Pilar aportó distinción rayana en el pijerío y cierta frialdad que en el fondo no era sino una superficial cáscara para ocultar una piel volcánica y enviciable.
Su carrera se inicia en el teatro, en compañias de prestigio y en obras ya olvidadas. En cambio, nombres como el de Jose María Rodero o su paso por el Teatro Español asombran en su currículo primero. Como damita jóven era deliciosa. Pero aquella belleza era más vistosa en el cine español de entonces. Sus películas pop nos la muestran como ye yé elegante, nunca desmelenada: Codo con codo (con Bruno Lomas y Massiel) , Los chicos con las chicas ( con Los Bravos) y, en menor medida, Operación Mata Hari son ejemplos de modernidad tímida pero disfrutable. Quiero y no puedo con guitarras y chispa de abierta comicidad.
En las coproducciones con Italia, la Velázquez fue la aportación patria a la belleza femenina. En Almeria o en Barcelona, en decorados de Cubedo y Galicia ella lucía monísima a la moda del far west. En Manos torpes llegó a intimar lo justito con el marido de su compañera Cristina Galbó, el norteamericano Peter Lee Lawrence, que en España se había especializado en el papel de heroe del spaghetti western.
Entre 1973 y 1974 se instaló en Italia, en donde colaboró en bodrios inmundos que iban de lo decididamente erótico al terror sangriento (la escuela italiana del terror ya estaba de capa caída, viéndose el género abocado a la degeneración en forma de gore y giallos) . Más allá del exorcismo y La orgia de la sangre fueron los títulos más representativos de este período.
Cumplidos treinta años, la belleza de Pilar sigue incólume aunque el arquetipo de chica bien pero con ganas de marcha ya no podía remitir a las coordenadas clásicas de las lolitas universales. En eso resultaba poco creible, sobre todo si se la ponía al lado de Sandra Mozarowski (nuestra Ornella Mutti) . De esta guisa cuenta en su haber con títulos como Adulterio a la española, Sensualidad, Strip tease, La mujer de la tierra caliente y Esposa de día, amante de noche (ésta última del penoso e inverosimil Javier Aguirre) .
A finales de los setenta se casa con el recientemente fallecido cantante Miguel Gallardo, de hermosura femenina y calidad artísitica nula: una suerte de Giacobe para amantes de Miami, con el que mantuvo una relación tan extraña y distanciada que todavía cuesta creérsela.
Si el resto de compañeras de su quinta disponen en su filmografía de algún título de prestigio, Pilar es la que menos puede vanagloriarse de ello. Con todo, se cuenta el haber participado en el debút del inclasificable Bigas Luna: Tatuaje (1976) , aventuras del detective Pepe Carvalho, amante de la buena mesa y que encarnó Carlos Ballesteros, siempre eficiente.
Pese a esta escasez de qualité, sigo pensando que Pilar es una chica muy recordada entre nostálgicos de variado pelaje. Las nuevas generaciones la verán en anuncios, teletiendas o culebrones claustrofóbicos pero en su momento supuso un agradable soplo de aire fresco, dentro de su siempre proverbial clase de chica de barrio de Salamanca.
FRASES DEL DIA. Por Boquitas Pintadas

" Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un 'te quiero', siempre habrá un amigo. Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta " .

(R. W. EMERSON, 1.893-1.882)